(505) 2276-0241 Contáctanos
Lección inaugural de la Escuela Laudato sí de Scholas Ocurrentes con el Papa Francisco (ANSA)
El Movimiento Internacional “Scholas Occurrentes” inauguró la Escuela Laudato si’, de la que participan cientos de jóvenes de distintas partes del mundo para quienes el grito de la Madre Tierra no les es indiferente. Una iniciativa especialmente destacable en la Semana Laudato si’ 2022.

Sebastián Sansón Ferrari – Vatican News

Responder al clamor de la tierra, de los pobres: son dos de los siete objetivos de la Semana Laudato si’ 2022, lanzada por el Santo Padre Francisco luego del rezo del Regina Coeli el domingo 22 de mayo. El objetivo es “escuchar cada vez con más atención el grito de la Tierra, que nos impulsa a actuar juntos en el cuidado de nuestra casa común”, afirmaba el Pontífice.

Unos días antes, el jueves 19 de mayo, el Santo Padre se reunió, en el Aula Magna de la Pontificia Universidad Urbaniana, con jóvenes participantes en la “Escuela Laudato si’” del Movimiento Educativo Internacional “Scholas Occurrentes”. Son chicos y chicas procedentes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, España, Haití, Italia, México, Panamá y Portugal que durante un año desarrollarán proyectos de impacto socio-ambiental en sus comunidades.

Estos jóvenes fueron destinatarios de unas espontáneas y bellas palabras del Papa, quienes les explicó que “para que la Laudato si’ tenga valor real, hace falta poesía y coraje y estas dos cosas no se aprenden en los libros, sino que se aprende así, con el riesgo, con la contemplación de la naturaleza y con la lucha”.

 

“El cambio está aquí”

Tres jóvenes de esta “Generación Laudato si’”, implicada con la preservación del medioambiente, compartieron sus experiencias ante los micrófonos de Radio Vaticana – Vatican News.

Irene, de España, quien durante el encuentro formuló una pregunta al Santo Padre, con entusiasmo cuenta que el mensaje del Papa “fue una inspiración para seguir luchando por lo que creemos y que no estamos solos”, expresa. Ella se animó a participar de la Escuela tras diferentes ocasiones en las que colaboró con iniciativas de Scholas Occurrentes.

Para Irene, el cambio está “en la interculturalidad, en esa escuela sin paredes en las que se nos puede abrir un mundo de posibilidades, en pensar que, a pesar de nuestras diferencias, nos une el dolor por el deterioro del mundo que nos rodea”.

 

“Un llamado que me llena de esperanza”

Por su parte, para Mauricio, de Chile, fue una sorpresa que la Iglesia promoviera este proyecto. A su vez, reconoce que el mensaje del Sucesor de Pedro fue un estímulo para proseguir la lucha por la defensa del medioambiente. “Nos llena de energía para salir a recorrer miles de kilómetros para poder manifestar que la casa común se cuida y se protege”, añade.

 

“Scholas innovó, hizo lo no tradicional, lo no formal. Me voy feliz de este espacio, lleno de dudas. Scholas lo que hace y lo que provoca es que, en el lugar de la piedra, genera un movimiento telúrico enorme, que nos remeció, que nos conmovió y nos llenó de mucha esperanza. Siento que no nos equivocamos de aceptar el llamado de Scholas en este desafío”.

 

Unidos por una causa común

También Nicolás, de Argentina, vive este momento con gran emoción. Indica que le hizo reflexionar sobre la necesidad de repensar muchas de las prácticas que hoy en día tenemos, para volver a poner en el centro a la persona humana y repensar las formas en que creamos nuevos lazos.

 

“Estamos ante una responsabilidad grande, de construir un presente y un futuro distinto”, declara y subraya que dicha misión requiere del esfuerzo conjunto de los jóvenes y las personas mayores.

 

“Educación para la alianza entre la humanidad y el ambiente”

La Semana Laudato si’ 2022, que tiene lugar en el marco del séptimo aniversario de publicación de la encíclica, pretende, entre otros objetivos, intensificar esfuerzos contra el cambio climático. Son siete días y cientos de eventos globales, regionales y locales, promovidos por el Desarrollo Humano Integral.

La encíclica homónima se refiere, entre sus diversos asuntos, a la gravedad de la crisis cultural y ecológica que necesita -afirma el Papa Francisco- en nuevos hábitos. Según el Santo Padre, “en los países que deberían producir los mayores cambios de hábitos de consumo, los jóvenes tienen una nueva sensibilidad ecológica y un espíritu generoso, y algunos de ellos luchan admirablemente por la defensa del ambiente, pero han crecido en un contexto de altísimo consumo y bienestar que vuelve difícil el desarrollo de otros hábitos. Por eso estamos ante un desafío educativo” (Laudato si’, 209).

 

El agua, uno de los tantos bienes a cuidar

En el lanzamiento de la Escuela Laudato si’ las presentadoras aludieron al Pacto Educativo del Agua, una iniciativa de Scholas. Este proyecto inició en 2021 con el objetivo de articular el trabajo de los sectores público, privado y académico para unir las fuerzas y alcanzar soluciones específicas a los problemas locales de falta de agua, agua no potable y agua contaminada, denunciados por los jóvenes de distintas comunidades de Scholas en el mundo”, recuerdan en una nota relacionada publicada en su sitio web.

En este marco, durante el encuentro con el Papa Francisco, presentaron un equipamiento portátil que permite limpiar el agua, funcionando sin electricidad y sin necesidad de habilidades técnicas para operarlo.

 

fuente: vaticannews.va