(505) 2276-0241 Contáctanos
Santos Arcángeles Gabriel, Miguel, y Rafael

MENSAJEROS DE DIOS

Verdad: “Ángel” significa mensajero, enviado. Las intervenciones directas de Dios son realizadas por los seres celestes conocidos como ángeles. Así lo vemos en las lecturas de hoy. El Libro de Daniel describe una visión fantástica donde se contempla el trono y la corte angélica de Dios que están a sus servicios; el Apocalipsis, pone de manifiesto la presencia salvadora de Dios en la historia, simbolizada por el fiero combate entre Miguel y sus ángeles contra el dragón. Y en el evangelio, en el diálogo entre Jesús y Natanael, se mencionan a los “ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del hombre”, como profecía que se hará realidad en el ministerio pascual, cuando al abrirse el cielo se podrá contemplar a los ángeles de Dios.

Para nosotros los cristianos la figura de los ángeles evoca también la resurrección. Los hombres resplandecientes que custodian la entrada a la tumba excavada en la roca, invitan a la comunidad a no buscar a Jesús entre los muertos. Por eso, no debemos entender a estos seres como figuras desvinculadas de la acción de Dios, ya que su presencia nos permite reconocer la manifestación del Señor en nuestra historia. A través de ellos nos encomendamos a Dios mismo que se manifiesta siempre de manera prodigiosa (salud: Rafael, entendimiento: Gabriel, fortaleza: Miguel). Y nosotros tenemos la posibilidad de contemplar a los ángeles de Dios si estamos unidos al ministerio pascual del Señor.

Oración breve:

Manifiesta, Oh Padre; tu generosa providencia a través de tus santos ángeles, protégenos del mal, ayúdanos a contemplar tu Palabra y concédenos la salud. Amén