(505) 2276-0241 Contáctanos
Imagen de archivo. Mons. Guido Marini, nuevo Obispo de Tortona. Vatican Media
El maestro de las celebraciones litúrgicas papales dejará el Vaticano tras 14 años de servicio con Benedicto XVI y Francisco, para suceder a monseñor Viola, recientemente nombrado secretario del Dicasterio del Culto Divino.

Vatican News

El Papa Francisco ha nombrado a su maestro de ceremonias, monseñor Guido Marini, obispo de Tortona, en la región de Piamonte, Italia. La noticia fue difundida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede y anunciada por el arzobispo de Génova, Marco Tasca, en el Santuario de Nuestra Señora de la Guardia de Génova, diócesis de origen del nuevo obispo, que sucede a monseñor Vittorio Francesco Viola, recientemente llamado al Vaticano como secretario del Dicasterio para el Culto Divino.

Monseñor Marini, de 56 años, entró en el seminario cuando el cardenal Giuseppe Siri era arzobispo de Génova, fue ordenado sacerdote por el cardenal Giovanni Canestri (que fue obispo de Tortona durante cuatro años) y se convirtió en su secretario particular, así como en el de los sucesivos arzobispos Dionigi Tettamanzi y Tarcisio Bertone.

Con Tettamanzi se convirtió en maestro de las celebraciones litúrgicas de la archidiócesis, cargo que también fue confirmado por los cardenales Tarcisio Bertone y Angelo Bagnasco. Durante este periodo, creó el «Collegium Laurentianum», una asociación de voluntarios para el servicio del orden y la hospitalidad en la catedral.

Tras la llegada del cardenal Bertone a Génova, fue jefe de la oficina escolar de la archidiócesis, director espiritual en el seminario, donde enseñó derecho canónico, y luego canciller de la curia y prefecto encargado de la catedral.

En octubre de 2007, Benedicto XVI lo nombró Maestro de las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice, sucediendo a otro Marini, el arzobispo Piero, que había acompañado la mayor parte del largo pontificado de San Juan Pablo II.

Monseñor Guido Marini fue el «director» de las liturgias del pontificado del Papa Ratzinger, en Roma y durante sus viajes por el mundo. En el momento de la elección de Francisco en 2013, se puso con dedicación al servicio total del nuevo Papa, interpretando su sensibilidad litúrgica, sobria y esencial, con un entendimiento mutuo que ha durado más de ocho años.

En enero de 2019, Francisco también le confió la responsabilidad del coro de la Capilla Sixtina, la Capilla Musical Pontificia. Marini supervisó la producción de la Statio Orbis del 27 de marzo de 2020, la oración personal del Pontífice en una Plaza de San Pedro vacía y mojada por la lluvia, para invocar el fin de la pandemia.