NOVENA A LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN

NOVENA CANDOR DE LUZ ETERNA PREVENIDO EN EL GLORIOSO INSTANTE DE LA CONCEPCIÓN MÁS PURA DE LA REINA DE LOS ÁNGELES
Y DE LOS HOMBRES MARÍA SANTÍSIMA, SEÑORA NUESTRA

 

compuesta por Fray Rodrigo de Betancourt

con Licencia Eclesiástica

JACULATORIA

BENDITA SEA TU PUREZA
Y ETERNAMENTE LO SEA
PUES TODO UN DIOS SE RECREA
EN TAN GRACIOSA BELLEZA.
A TI CELESTIAL PRINCESA
VIRGEN SAGRADA MARÍA
YO TE OFREZCO EN ESTE DIA
ALMA, VIDA Y CORAZÓN.
MIRAME CON COMPASION,
NO ME DEJES MADRE MÍA.

 

POR LA SEÑAL + DE LA SANTA CRUZ
DE NUESTROS + ENEMIGOS
LÍBRANOS SEÑOR + DIOS NUESTRO
+EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO
AMÉN

 

ACTO DE CONTRICIÓN

PARA DAR LUZ INMORTAL SIENDO VOS ALBA DEL DIA
SOIS CONCEBIDA MARÍA SIN PECADO ORIGINAL

 

ORACIÓN INICIAL
Oh Reina Purísima de los Ángeles y de los hombres! Mil gracias y alabanzas os doy porque a la puerta de la vida hallasteis la dracma preciosa que perdimos todos en nuestro primer principio, hallando a la gracia que os salió al encuentro, y a la Divinidad que os esperaba en los umbrales de la naturaleza, tomando vuestras potencias en el primer instante de su ser, al nobilísimo objeto que las estrenó porque se creaban solo para Él.  Ruegoos Purísima Señora, que pues no hubo en vuestra Purísima Concepción ser sin conocer a Dios ni conocimiento sin amor ni amor sin merecimiento, hagáis que yo conozca a mi buen Padre Dios, para que conociéndole le ame, amándole le posea y poseyéndole le goce por toda la Eternidad. Amén.

CANCIÓN DEL DÍA
CONSIDERACIÓN

 

LAS TRES AVE MARÍAS DE SANTA GERTRUDIS

Dios te salve María…
Oh Señora mía, Santa María! Así como Dios Padre por su omnipotencia te hizo potentísima: asi yo te suplico me asistáis en la hora de mi muerte, expeliendo y quitando todo lo que me fuera contrario.

Dios te salve María…
Oh Señora mía, Santa María! Asi como tu Hijo Santísimo se digno de darte tanta claridad y conocimiento, de suerte que alumbras al cielo con tus luces, así te suplico que en la hora de mi muerte, me alumbres e ilustres mi alma con el verdadero conocimiento de la fe, corroborándola de suerte que no la manche alguna ignorancia o error.

Dios te salve María…
Oh Señora mía, Santa María! Así como el Espíritu Santo, con su amor, a Ti lo infundió totalmente: así yo te suplico te digneis darme para la hora de mi muerte, la dulcedumbre del amor Divino, con la cual toda cosa amarga me sea suavísima.

ORACIÓN DEL DÍA

 

ORACIÓN FINAL
Bendita y alabada sea la sacrosanta e individua Trinidad de nuestro Gran Dios y Señor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero, en quien creemos, a quien amamos, y de quien esperamos el perdón de nuestras culpas y la salvación eterna de nuestras almas, por su infinita misericordia. Bendita sea, porque creo a Nuestra Señora, la siempre virgen María, exenta, pura y limpia de toda culpa original, en el primer instante de su ser natural. Amen. Jesús, María y José.

 

  • DIA PRIMERO

CANCIÓN
AVE SOIS EVA TROCADA
SIN EL AY DE AQUELLA PENA
COMO OS DIRA GRACIA PLENA
QUIEN OS BUSCA MACULADA
SI LO DICE LA EMBAJADA
DEL MINISTRO CELESTIAL

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera alma mía, el estrago tan grande que causó Eva con su inobediencia, borrando la hermosa imagen de Dios, que recluía en su mismo nombre, pues misteriosamente se entendía en las tres letras que contiene, las 3 Divinas Personas: en la E, el Eterno Padre, en la V, el Verbo Divino, en la A, el Amor Pacífico que es el Espíritu Santo. Mira cómo perdió por su culpa esta imagen y quedó solo con el vae, que es lo mismo que ¡ay! herencia lastimosa que dejó a sus desterrados hijos. Pero ¡oh bondad de Dios! que de la misma tela que tejió el daño, supo diestro cortar la gala del remedio. Cayó Eva, levantóse en su Concepción María. Levantóse como Aurora (que se interpreta hora dorada) para dorar los yerros de tantos siglos y trocar los ayes en júbilos, las desgracias en felicidades y las penas en glorias. Y por eso el Nuncio Celestial la saluda “Ave gracia plena”.

Saca de Aquí, alma, dos cosas: un fiel y encendido amor para María Santísima y un gran temor en dividirse los sentidos, pues son las puertas por donde entra la muerte del alma.

ACÁ SE HACE LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DÍA PRIMERO
Oh, Jesús, Esposo Purísimo de las Vírgenes, dueño amorosísimo de mi alma. Por el amor de la Reina de las Vírgenes, María Inmaculada, Aurora hermosa, que puso término a nuestras desgracias y dió principio a nuestro remedio en las luces primeras de su ser Inmaculado; os suplico ahuyentes en mi alma las tinieblas de la culpa; y reinen en en ellas las luces de la gracia. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será: AVE MARÍA, GRACIA PLENA, que es la más agradable a Nuestra Señora, pues deseando Santa Matilde hallar una especialísima oración con que saludar a María Santísima le dijo la misma Virgen: No has de hallar otra ni más misteriosa, ni más agradable para mí que el Ave María Gracia Plena, pues la hizo y con ella me saludo la Santísima Trinidad. Y más dice San Bernardino de Siena, que si mil veces la saludamos acá con el Ave María otras tantas nos saluda la misma Señora desde la Gloria, al modo que acá nos respaldamos.

ORACIÓN FINAL

 

 

 

  • DÍA SEGUNDO

CANCIÓN
ESTER QUE TOCÁIS PRIMERO
EN EL CETRO DE LA CRUZ
QUE YA PARA DARNOS LUZ
OFRECE EL DIVINO ASUERO
PORQUE NO OS COMPRENDE EL FUTURO
DE LA PROVISIÓN REAL

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera alma, a María Santísima preservada de la ley universal del pecado original, como lo fue la reina Ester de la ley común del rey Asuero. Había este gran monarca promulgado una ley de muerte contra todos los de Judea, y siendo Ester descendiente de aquella nación no obstante le dijo el rey; “Hemorsísima Reina, esta ley no te comprende, pues no la dicté para ti sino para todos los demás”, y tocándola con su cetro, que era señal de benevolencia y libertad, la dejó más asegurada en sus cariños. Así sucedió con el pecado y la naturaleza, hallándose ésta, gimiendo bajo las duras coyundas que le fabricó la culpa oprimida de la ley penal y universal de la primera desgracia, que comprendió a todos, menos a María Santísima, porque esta Ester Divina fue tocada con el cetro de la Cruz. Esto es, fue preservada en la mente Divina, por los méritos previstos en el cetro de la Cruz, de la ley universal del pecado original y así preservativamente redimida de la ley común que comprendió a toda la naturaleza.

Saca de aquí, alma, un gran amor y aficción a la Cruz y Pasión de nuestro Redentor, pues por sus méritos previstos fue nuestra gran Reina preservada y al fin todos nosotros redimidos.

ACA SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DÍA SEGUNDO
¡Oh, Divino Asuero, Jesús Rey Omnipotente por el amor con que librasteis de las leyes comunes de la naturaleza a vuestra querida Ester, María Santísima; os suplico que, pues traigo arrastrando la soga de mis delitos, por la cual me comprenden todas las leyes, me deis lágrimas de verdadera contrición con que rompa las duras prisiones de la celda y goce por los méritos de mi Señora la siempre Virgen María, de libertad de hijos vuestros. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será: EA PUES SEÑORA ABOGADA NUESTRA, VUELVE A NOSOTROS ESOS TUS OJOS MISERICORDIOSOS. Dígase con fervor y alcanzarán la misericordia de Dios, pues diciéndola Santa Gertrudis vio a María Santísima que inclinaba al Niño Jesús hacia los hombres, y le dijo: estos son los ojos que yo inclino a los que me invocan para que ellos alcancen frutos de salud y vida eterna.

ORACIÓN FINAL

 

 

 

  • DÍA TERCERO

CANCIÓN
COMO LA CULPA TRAIDORA
AL SOL NO PUDO MIRAR
TAMPOCO PUDO AGUANTAR
QUE AMANECIESE LA AURORA
PUES HUYE DE VOS, SEÑORA,
ESE NOCTURNO ANIMAL

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera, alma, la declarada oposición que tiene la luz con el pecado, pues, siendo las tinieblas el patrimonio de la culpa, y no pudiendo ésta ver al sol, que es Cristo, tampoco tiene ojos para ver la Aurora, que es María, pues gime oprimida debajo del cielo sus plantas sin poder levantar la cabeza desde que esta invicta Judith se la quebrantó al primer crepúsculo de su ser inmaculado, quedando más quebrantada al golpe de tanta luz; lo que ayudó el ídolo del dragón fue la presencia del Arca, cuando lo dejó dos veces inanimado tronco, misteriosa sombra de la que es esfera de todas las luces.

Saquemos de aquí, un gran gozo de las virtudes de María, y un verdadero horror al pecado.

ACÁ SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DÍA TERCERO
¡Oh Jesús soberano y divino Autor de la gracia, que quisisteis que no sólo huyera del Sol de vuestra justicia la culpa, sino que también ordenasteis que huyera de la Aurora querida de vuestra gracia! Yo os suplico humildemente me libréis de la furia de este dragón que busca tragarme. Válgame, Señor, el sagrado nombre de María Santísima, para no ser despojo de su crueldad, si no triunfo de su poderosísima protección. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será: MADRE ADMIRABLE, RUEGA POR NOSOTROS. Título que reveló la Santísima Virgen serle muy agradable, como refiere el Padre Alloasa, por comprenderse en él todas sus maravillas.

ORACIÓN FINAL

 

 

 

  • DIA CUARTO

CANCIÓN

CON ARMÓNICA UNIÓN
SE AJUSTA EL DIVINO ACENTO
EN VOS, SONORO INSTRUMENTO
DE TODA LA REDENCIÓN;
POR TEMPLAR CON PROPORCIÓN
LA MÚSICA MAS CABAL

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera, alma, esta tan prodigiosa máquina del universo en su creación. Todo no era otra cosa, dice San Agustín que una concertada música, un ajustado metro y apacible concierto que daba bien a conocer su divino compositor; pero ¡Oh, desgracia! que mezclándose en tan concertadas voces el ronco silbido de una serpiente, confundió tanto su armonía y destempló de tal modo ese instrumento, que era el mundo toda una confusa vocería.

Pero queriendo Dios volver al mundo a su concierto, mudó de voz y de instrumento, el que lo es de la redención, en que se ajustó el divino acento, estando la gracia en su punto en su Concepción Sagrada y templando a Dios con el hombre en sí mismo en una armónica unión de dos naturalezas: la Divina y la Humana.

Saquemos, una firme resolución de contemplar de hoy en adelante nuestras contempladas indignaciones.

ACÁ SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DIA
¡Oh Altísimo e Incomprensible Dios! Rey y Señor mío. Digno sois de toda gracia y alabanza por haber escogido a María Santísima por instrumento en que se templaren vuestras justísimas iras, que nuestros conciertos merecían. Suplicoos humildemente por este sonoro instrumento templéis de tal manera mis potencias y sentidos, que merezca ser proporcionado y perfecto instrumento de vuestras alabanzas. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será la que refiere el Padre Egelgrave, que le hacía un devoto sacerdote, a quien la Santísima Virgen María, Señora Nuestra, consoló a la hora de la muerte en premio de su devoción, cuál era decir indecible afecto: Gozate María, porque eres Virgen y Madre de Dios, GÓZATE MARÍA, PORQUE TODA CRIATURA EN EL CIELO Y EN LA TIERRA TE ALABA

ORACIÓN FINAL

 

 

 

  • DIA QUINTO

CANCIÓN
DE LA HARINA SOIS LA FLOR
PARA EL PAN SACRAMENTADO.
QUE NUNCA TUVO SALVADO
LA MASA DEL SALVADOR,
SI PARA FORMARSE AMOR
LA PREVINO CANDEAL

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera, alma, corrompida toda la masa de la naturaleza con agrio fermento de una inobediencia, para cuyo reparo, próbida de misericordia, por los mismos pasos que le introdujo el daño, abrió camino el remedio. Pués si el bocado de una manzana fue epílogo de la muerte, el bocado del Santísimo Sacramento es cifra de vida, pero como no podía sazonarse ese bocado con la corrompida masa de la culpa, se formó María, cándida flor de la harina, el pan de flores del Santísimo Sacramento, que para que fuera candeal previno al Divino Amor, la masa que debía ser formada con las luces de la Gracia.

Saca de aquí, con que pureza del alma y cuerpo debes llegar a recibir ese venerabilísimo y purísimo Sacramento.

ACÁ SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DÍA
¡Oh, Dios de amor, mi Jesús Sacramentado, tierno amante de la pureza! Yo os suplico de lo íntimo de mi alma que por los méritos de mi Señora la siempre Virgen María, quien suministro la más pura materia para el Sacramento de vuestro amor, me purifiquéis de tal manera que pueda llegar dignamente a recibiros en este Santísimo Sacramento y consiga con esta gracia, sus admirables efectos. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será la que el Padre Eusebio refiere, que al saludar a la Santísima Virgen, Adán de San Victor, con Ella mereció ser resaludado de la misma Señora, en testimonio de que era muy de su agrado y es: DIOS SALVE MADRE DE PIEDAD, TRICLINIO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

ORACIÓN FINAL

 

 

 

  • DIA SEXTO

CANCIÓN
EN GRACIA EL ETERNO DUEÑO
CRIÓ LOS ÁNGELES BELLOS
Y EN VOS, QUE SOIS REINA DE ELLOS
NO DEJARÍA EL EMPEÑO
SIENDO PARA EL DESEMPEÑO
LA PRENDA PRINCIPAL.

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera, alma, al creador de todas las cosas complaciéndose en cada una de sus obras por la especial relación que decía María Santísima. Si se creaban las dos naturalezas, angélicas y humanas, deleitábase porque debían ser los hombres piadosos, término de su clemencia y los ángeles pronto ministros de su servicio.

Pondera, pues, que solo los ángeles habían de ser sus esclavos, los creó con tanta gracia, que deslumbrando, a Luz el, Narciso de sí mismo, se desvaneció, ¿con cuánta gracia crearía a la que es Reina de ellos? Aquí se abisma el entendimiento más querúbico, pues solo de la Divina omnipotencia, dice el Dr. Eximio pueda ser mesurada tanta gracia, como la apreció esta gran Señora, pues desde el instante de su ser no perdió instante en que no la adelantara con Excelentísimos Actos de virtud y perfección.

ACÁ SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DÍA
¡Oh, Verbo Divino y Sabiduría Infinita que creásteis a los ángeles en gracia para que fuesen dignos ministros de vuestra querida madre y Reina nuestra. Yo os suplico humildemente me déis gracia, para que viviendo en la tierra como un ángel, merezca ser como lo deseo, digno esclavo de María Santísima, mi amada Señora. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será la que refiere Fray Bernardino de Bustos, que dijeron los tres mil querubines que asistieron a la Concepción de Nuestra Señora, la cual la misma Santísima Señora reveló a una religiosa: ES MADRE DEL SEÑOR Y TABERNÁCULO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, BENDITO SEA QUIEN TAL DIGNIDAD LE DIÓ

ORACIÓN FINAL

 

 

 

  • DÍA SÉPTIMO

CANCIÓN
DICE QUE SOIS TODA HERMOSA
EN SUS CANTARES UN DIOS,
NO HALLANDO MÁCULA EN VOS
PARA SER SU AMADA ESPOSA
REPITAN CON GOZO IGUAL
A CANCIÓN TAN MISTERIOSA

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera, alma, aquel Artífice Soberano empeñado desde la Eternidad a dar luz a una obra cuya soberana obra fué deliciosa diversión de la Eterna Sabiduría, pues se la reveló a Santa Brígida, que la Concepción de María Santísima fue la eterna complacencia del Soberano Autor que la formaba para Madre del mejor hijo, y por eso la mayor de las criaturas concurriendo el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo a esfuerzo del Poder, a esmeros de la sabiduría y dispendios del amor, a dibujar en el lienzo de la naturaleza, una imagen que fuese glorioso desempeño de todas sus obras. No queriéndole al Padre hacer al Hijo que idear, ni al Espíritu Santo que decir, más que: “Toda Hermosa y sin Mácula”.

Saca de aquí, alma, al hacer esclavo de tu corazón de belleza tan singular, y no olvides los postreros bosquejos de las criaturas que tal vez enloquecen tus opacados deseos.

ACÁ SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DÍA
¡Oh Artífice Soberano y Dios Omnipotente! Por el amor de aquella hermosísima criatura en quien desde vuestra eternidad, os estáis complaciendo; os suplico que se quite de mi alma la fealdad de las culpas, y sea restituida la hermosura de la gracia por una verdadera confesión y que de hijo de ira pase a ser objeto de vuestros agrados. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será la que Fray Jerónimo Carmelo vio en su éxtasis, que cantaban los ángeles a María Santísima en el Cielo: TODA HERMOSA ERES MARÍA Y NO HAY MÁCULA ORIGINAL EN TÍ.

ORACIÓN FINAL

 

 

 

  • DIA OCTAVO

CANCIÓN
YA LA IGLESIA MILITANTE
CELEBRA CON ATENCIÓN
QUE SOIS EN LA CREACIÓN
PURA, LIMPIA Y RADIANTE
DESDE AQUEL PRIMER INSTANTE,
PUNTO FÍSICO Y REAL

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

CONSIDERACIÓN
Considera, alma, a la Iglesia triunfante de la gloria, celebrando con glorioso júbilo con dulces himnos y misteriosos cánticos, el punto céntrico de todas nuestras felicidades! Pondera, alma, como en presente se celebra con tal empeño que atento el cielo una noche de la Concepción, bajarán visiblemente consagrada emulación a celebrar este día de los ángeles con hombres donde se vieron ya unidas con regocijos ambas Iglesias. Gózate, alma, de tan merecida alabanza y saca un encendidísimo deseo de hacer coro con los ángeles empleándote toda en continuas alabanzas de tanto misterio.

Aquí gózate, alma, del triunfo de la Iglesia en las glorias de la Virgen Inmaculada.

ACÁ SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DIA
¡Oh Rey supremo de la gloria, pues quisisteis que el cielo y la tierra se unieran en alabanza y venerar tan grande misterio! Yo os suplico humildemente no me quedé sin ser parte en tanta gloria, haced, Señor, que me purifique con vuestra gracia para que pueda dignamente alabar y engrandecer lo que los ángeles con tanto amor y reverencia alaban y engrandecen en el cielo. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será la que aconsejó el Maestro Avilo a una persona que se hallaba tentada contra la castidad, con lo cual sintió total alivio en sus tentaciones, y está: BENDITA Y ALABADA SEA LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN DE LA SIEMPRE VIRGEN MARÍA, MI SEÑORA.

ORACIÓN FINAL

 

 

  • DÍA NOVENO

CANCIÓN
PUES PUDO ELEGIROS TAL
QUIEN PARA MADRE OS QUERÍA

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

 

CONSIDERACIÓN
Considera, alma, con San Agustín , que si el hombre antes de nacer tuviera elección, sin duda escogería para madre la más perfecta mujer, pues fuera más que falta de sabiduría pudiendo escoger una Reina, echara mano de una esclava. Mira ahora aquel Señor Omnipotente con la masa de la naturaleza en las manos, determinando ya hacerse hombre, ¡que perfección no pondría en la que decidiera ser su madre! Pondera que origen tan claro dispondría para concebirse humano quien tiene por real principio del Padre que no lo engendra divino.

Saca de aquí, una firme resolución de abrazarse víctima amorosa en las áreas de María Santísima, ardiendo toda su vida en amorosos incendios y en cordiales y enarnecidos deseos de servirla como esclavo, de amarla como hijo y obsequiarles como devoto, hasta oírla alabar por toda la eternidad en la patria celestial. Amén.

ACÁ SE CANTA LA PETICIÓN
SE PUEDE REZAR EL ROSARIO
LUEGO SE REZAN LAS TRES AVE MARÍAS

 

ORACIÓN DEL DÍA
¡Oh, Dios infinitamente poderoso; amante y sabio pudiendo hacer en María Santísima ostentación gloriosa de vuestros tributos, haciéndola tan hermosa, formándola tan limpia y creandola tan hermosa! Yo os suplico, Señor; con todas las fuerzas de mi corazón, me consuma en amor de María Santísima; mi Señora, me abrace en deseo de servirla y gasté toda mi vida en contemplar sus perfecciones hasta daros cabales gracias de obra tan perfecta en la eternidad de la gloria. Amén.

 

JACULATORIA
La jaculatoria de este día será: HAZME DIGNO DE ALABARTE ¡OH VIRGEN SAGRADA! DADME VIRTUD CONTRA TUS ENEMIGOS. Palabras de nuestra Santa Madre Iglesia que diciéndolas a una imagen de María Santísima, Nuestra Señora, su mariano doctor Escoto, con suma dignación aceptando sus deseos, le inclinó la cabeza y le dió luz para defender lo que es el nombre de Escoto y lo que demuestra esta última.

SEGUNDA CANCIÓN DEL DIA
CUANDO ESCOTO EN CONFERENCIAS
DEFIENDE AQUELLA OPINIÓN
FUNDADA EN BUENA RAZÓN
CON LUGARES Y SENTENCIAS,
VOS AUXILIAS LA VERDAD
CON AUXILIO DIVINAL

SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL

ORACIÓN FINAL

Los símbolos del Adviento

El domingo 28 de noviembre comenzó el Adviento, el camino de la espera hacia la Navidad, cuyo símbolo más reconocible es la corona iluminada por cuatro velas. Una tradición que sugiere un ambiente cálido y doméstico. Encenderemos juntos una vela «virtual» durante cuatro semanas para descubrir símbolos y significados

 

Maria Milvia Morciano –Ciudad del Vaticano

La corona de Adviento no es una usanza antigua. Parece que apareció por primera vez entre los luteranos alemanes en el siglo XVI, pero fue introducida incluso más tarde, en 1839, por el pastor protestante Johann Hinrich Wichern, quien fue uno de los fundadores de la “Home Mission”, la Misión Doméstica, un movimiento pionero en Alemania relacionado con la pastoral urbana. La primera corona era una gran rueda de madera con muchas más velas, veinte pequeñas para los días de semana y cuatro para los domingos. Más tarde, esta tradición típica de las iglesias protestantes alemanas fue adoptada también por las iglesias católicas. Al principio sólo se encontraba en lugares eclesiásticos, pero con el tiempo entró en los hogares de todo el mundo.

 

El Adviento, las velas y los días de espera

Se dice que los niños del orfanato dieron la idea al pastor Wichern. Esos niños no dejaban de preguntarle cuántos días faltaban para la Navidad. Y efectivamente, con sus velas que se encienden cada domingo, la corona de Adviento marca el paso del tiempo.

Una canción infantil tradicional muy querida por los niños alemanes lo explica de forma muy sencilla y eficaz:

  • Advent, Advent,
  • ein Lichtlein brennt.
  • Erst eins, dann zwei,
  • dann drei, dann vier,
  • dann steht das Christkind vor der Tür.
  • Adviento, Adviento,
  • arde una pequeña luz arde.
  • Primero una, luego dos,
  • luego tres, luego cuatro,
  • y el Niño Jesús está en la puerta.

 

La forma circular

Los símbolos ayudan al hombre a descifrar el misterio. La corona de Adviento ayuda a hacer visible el tiempo de espera y de llegar a estar juntos. Su forma circular hace referencia al principio y al final, alfa y omega, dentro de la eternidad y la unidad. Un giro que siempre vuelve y que lleva, en sí mismo, la perfección divina.  Es un símbolo del amor infinito del Señor.

 

Ramas de pino y abeto

En pleno invierno, la naturaleza desvanece sus colores, pero resplandece con sus plantas siempre verdes, que no se marchitan. Por ello, la corona está hecha de ramas de pino y abeto para recordarnos la vitalidad y la esperanza.

 

Velas

En la familia reunida le corresponde encender las velas al más pequeño. Hoy en día, la mayoría de ellas son rojas, el color típico de la Navidad, pero si se quiere seguir el tiempo litúrgico, las dos primeras deben ser de color violeta y la tercera de color rosa, como las vestimentas de los sacerdotes. La eventual, y menos común, quinta vela para el día de Navidad debería ser blanca.

El color violeta recuerda el significado original y más profundo del Adviento, que originalmente consistía en prepararse para la Navidad mediante el ayuno y la penitencia, mientras que el rosa alude a la alegría y el blanco a la pureza absoluta de Jesús, la luz del mundo.

 

El significado de la primera vela

Hoy, al comienzo de la primera semana de Adviento, encendemos la primera vela, la de la esperanza, llamada «del Profeta», porque recuerda las profecías sobre la venida del Mesías.  Es aún una pequeña luz, pero ya arde con la «más pequeña de las virtudes, pero la más fuerte», como definió el Papa Francisco la esperanza (Ángelus, 15 de noviembre de 2015), oculta, pero tenaz y paciente.  Nos da la certeza de que la oscuridad desaparecerá en la luz.

fuente: vaticannews.va

El Papa en el Ángelus: la verdad de Jesús nos hace libres

A la hora del Ángelus en la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el Papa Francisco invitó a buscar la verdad de Jesús que hace libre y soberano el corazón, libera de la hipocresía y nos vuelve verdaderos. “Siguiéndolo no se pierde, sino que se adquiere dignidad”.

Ciudad del Vaticano

Buscar cada día la verdad de Jesús, Rey del Universo, que nos libera de las esclavitudes terrenas y nos enseña a gobernar nuestros vicios: fue la invitación del Papa Francisco a la hora del Ángelus dominical en la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.

Dirigiéndose a los numerosos fieles congregados en una soleada plaza de San Pedro, desde la ventana del Palacio Apostólico, el Pontífice reflexionó sobre el Evangelio de la liturgia hodierna del último domingo del Tiempo ordinario, que culmina en una afirmación de Jesús, que dice: «Sí, como dices, soy Rey» (Jn 18,37).

 

Un Rey para los otros

Francisco recuerda que estas palabras, Jesús las pronunció “delante de Pilato, mientras que la multitud grita para que le condenen a muerte”. Y remitiéndose al episodio de la multiplicación de los panes y de los peces del Evangelio de Juan, cuando Cristo se retiró solo a rezar, evidencia que antes “Jesús no quería que la gente lo aclamase como rey”. “La realeza de Jesús es muy diferente de la mundana” afirma el Papa, porque, como Jesús mismo dijo a Pilato, su reino “no es de este mundo”:

Él no viene para dominar, sino para servir. No llega con los signos de poder, sino con el poder de los signos. No se ha revestido de insignias valiosas, sino que está desnudo en la cruz. Y es precisamente en la inscripción puesta en la cruz que Jesús es definido como “rey” (cfr Jn 19,19). ¡Su realeza está realmente más allá de los parámetros humanos! Podríamos decir que no es rey como los otros, sino que es Rey para los otros.

El Obispo de Roma explica a continuación que Jesús se demuestra, así “soberanamente libre del deseo de la fama y de la gloria terrena” e invita a preguntarnos:

¿Sabemos imitarle en esto? ¿Sabemos cómo gobernar sobre nuestra tendencia a ser continuamente buscados y aprobados, o hacemos todo para ser estimados por parte de los otros? En lo que hacemos, en particular en nuestro compromiso cristiano, ¿cuentan los aplausos o el servicio?

 

Libres del sometimiento del mal

Evitando toda búsqueda de grandeza terrenal, prosigue el Santo Padre, Jesús “también hace libre y soberano el corazón de quien le sigue”, porque Él nos libera del sometimiento del mal.

Su Reino es liberador, no tiene nada de opresivo. Él trata a cada discípulo como amigo, no como súbdito. Siguiéndolo no se pierde, sino que se adquiere dignidad. Porque Cristo no quiere en torno a sí servilismo, sino gente libre.

 

Con Jesús nos volvemos verdaderos

¿De dónde nace la libertad de Jesús? Se pregunta el Pontífice e invita a volver a las palabras de Jesús frente a Pilato: ‘Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad’. “La libertad de Jesús viene de la verdad” explica a continuación Francisco.  “Es su verdad la que nos hace libres”. Y precisa que “la verdad de Jesús no es una idea, algo abstracto” sino que “es una realidad, es Él mismo que hace la verdad dentro de nosotros, nos libera de las ficciones y de las falsedades que tenemos dentro”.

Estando con Jesús, nos volvemos verdaderos. La vida del cristiano no es una actuación donde se puede llevar la máscara que más conviene.  Porque cuando Jesús reina en el corazón, lo libera de la hipocresía, de las escapatorias, de las dobleces. La mejor prueba de que Cristo es nuestro rey es el desapego de lo que contamina la vida, haciéndola ambigua, opaca, triste. Cierto, debemos lidiar siempre con los límites y los defectos: todos somos pecadores. Pero cuando se vive bajo el señorío de Jesús, uno no se vuelve corrupto, falso, con la inclinación a cubrir la verdad. No se lleva una doble vida.

 

fuente: vaticannews.va

Cristo Rey. Czerny: la realeza de Jesús, libre de la corrupción mundana

La realeza de Cristo es proclamada por Pilatos de un modo que afirma precisamente la cualidad esencialmente diferente de la justicia divina. Esto “nos invita a repensar nuestra imagen de Dios”, que se ha revelado en la historia “no como un emperador, sino como un Padre amoroso de todas las misericordias”: como José y no como el César. Palabras del Cardenal Michael Czerny en la homilía de la Misa en la fiesta de Jesucristo, Rey del Universo

Este domingo 21 de noviembre, en la fiesta de Jesucristo, Rey del Universo, el Cardenal Michael Czerny, Subsecretario de la Sección de Migrantes del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, presidió la Santa Misa en el Oratorio de San José de Montreal para celebrar el Año dedicado a San José que se clausura el próximo 8 de diciembre.

Al celebrar a Cristo Rey, damos gracias por San José, que nos ayuda a comprender mejor a Aquel a quien, con María, ayudó a crecer. Lo que Jesús aprendió primero en la vida cotidiana y en el trabajo, lo enseñó y demostró después en su vida pública, su pasión, su muerte y su resurrección.

EL purpurado se refirió a la definición del padre putativo de Jesús dada en el Evangelio de Mateo: “un hombre justo o bueno, recto”. Ser justo o recto ante Dios – explicó – indica la determinación de hacer su voluntad y cumplir su ley. Y esto fue “exactamente lo que aprendió el niño Jesús al crecer”.

 

Una realeza libre de la corrupción mundana

En la narración de san Mateo, – señaló el cardenal Czerny – el tema de la justicia adquiere otro significado, inspirado en las Escrituras hebreas: se trata “de la justicia que se debe impartir a todos los seres humanos, como compromiso contra toda forma de desigualdad e iniquidad que, a los ojos de Dios, daña la dignidad de la persona humana”. En particular, en la predicación de los profetas de Israel, esta realidad se expresa en el uso de un símbolo religioso específico, “el de la realeza: el pueblo “pide un rey que lo guíe en la tierra” y le permita caminar en la rectitud o justicia, observando los mandamientos.

Sin embargo, la monarquía davídica, con sus resultados totalmente fallidos, demostró lo ilusorio de todo esto. (Grandes palabras como rey, gobernante, trono; imperio, soberanía, realeza también pueden sonar muy decepcionantes hoy en día, ¿verdad?) Esta terrible decepción obligó a los profetas a buscar en otra parte una imagen, un ejemplo o un modelo creíble. La nueva figura del Mesías, el Ungido del Señor, expresa la idea de una realeza libre de la corrupción humana, de las artimañas del ansia de poder, y capaz de liberar al pueblo de todo tipo de mal que le impide abrazar fielmente la alianza de Dios y vivirla plenamente.

 

En Jesús, el Reino de Dios está cerca

Jesús, en su predicación y ministerio, “no mira sólo al presente sino también al futuro” de la humanidad.  En ello el Maestro “está influido por otra corriente de las Escrituras hebreas, la tradición apocalíptica, que le lleva a centrar sus expectativas en la esperanza y la convicción de que Dios intervendrá en la historia y hará justicia a los pobres, los oprimidos, los vencidos, los despreciados y los excluidos”:

En su oración del «Padre Nuestro», enseña a sus discípulos a invocar a Dios con palabras que expresan este anhelo tan fuerte y ardiente: «Venga a nosotros tu Reino». Jesús no duda de que vendrá -y nosotros tampoco-, pero la repetición de la invocación expresa la necesidad de que venga pronto y la convicción de que ya ha llegado. En Jesús, el Reino de Dios está muy cerca. 

 

La justicia de Dios coincide con el poder del amor que libera

El Cardenal Czerny hizo presente que cuando usamos la palabra «justicia», hoy en día pensamos automáticamente en los tribunales, los abogados y los servicios sociales. Para Jesús, sin embargo, la cuestión de la justicia es un tema “propiamente teológico”, a saber “una respuesta” a la pregunta: ¿Quién es Dios?

Nuestro Dios justo está comprometido de todo corazón con el mundo, nuestra casa común, y con todos los hombres y mujeres de la historia. Jesús es el heraldo y el invocador de esta justicia divina cuyo verdadero nombre es «misericordia». Jesús se convierte en su signo y ministro: va de pueblo en pueblo haciendo el bien y curando a los que se cruzan en su camino. Así revela que la justicia de Dios coincide con el poder del amor divino que libera a todo cuerpo y espíritu del mal, la iniquidad y la injusticia del pecado. 

 

Dios llama a la alegría eterna a todos

Recordando el contraste entre Jesús y Pilatos, es decir, aquel entre la justicia del mundo y aquella de Dios, el cardenal Czerny subrayó cómo Nuestro Señor Jesucristo asume, ante Pilatos, la esperanza de todos los pueblos que no obtienen justicia del mundo.

Paradójicamente, mientras el mundo lo condena a muerte y lo excluye de la historia, Dios cumple en Jesús la oración de todos los pueblos por la justicia e inaugura la era mesiánica.

De hecho, “la realeza de Cristo es proclamada por Pilatos de un modo que afirma precisamente la cualidad esencialmente diferente de la justicia divina”. Y, todo esto, señaló Czerny, “nos invita a repensar nuestra imagen de Dios”:

Él se ha revelado en la historia, en Jesús, no como un emperador, sino como un Padre amoroso de todas las misericordias, como José y no como el César. En Jesús, el Mesías derrotado y el Rey crucificado, Dios llama a la alegría eterna a todos los que no tienen ninguna razón natural o material para alegrarse. Nos invita a la esperanza en el futuro: «¡Venga tu Reino!»

“La resurrección de Jesús es la prenda y la garantía de esta profunda transformación del mundo que ya se está produciendo lenta y silenciosamente”. Con esta afirmación, dada casi al final de su homilía, el purpurado aseguró que Dios está presente en la historia injusta del mundo, “no como un autócrata -todopoderoso o impotente-, sino como Aquel que tiene un corazón tierno y se compadece de todo tipo de sufrimiento humano”. Y que José “nos muestra al verdadero Cristo Rey”: “Jesús Mesías-Rey”, pues, “nos lleva a nuestro Padre celestial”.

Después de Auschwitz, después de Hiroshima y Nagasaki, después del colonialismo y del racismo, incluso en este país, – concluyó el purpurado – este Dios que se crucifica con los crucificados de la Historia se mostrará como Rey en la hora final, redimiendo la Historia, redimiendo a todas las víctimas de la injusticia del poder de la muerte.

“¡Oh San José, ruega por nosotros! ¡Oh Cristo Rey, ten piedad de nosotros! Oh Dios, Padre nuestro, ¡venga a nosotros tu Reino!”

fuente: vaticannews.va

Solemnidad Cristo Rey del Universo

Solemnidad, último domingo del año litúrgico

Por: Redacción | Fuente: Corazones.org

Martirologio Romano: Solemnidad de nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo: a El todo el poder, la gloria y la majestad

por los siglos de los siglos.Fue el Papa Pio XI, el 11 de diciembre de 1925, quien instituyó esta solemnidad que cierra el tiempo ordinario. Su propósito es recordar la soberanía universal de Jesucristo. Es una verdad que siempre la Iglesia a profesado y por la que todo fiel está dispuesto a morir.Cristo es rey del universo porque es Dios. El Padre lo puso todo en sus manos y debemos obedecerle en todo. No se justo apelar al amor como pretexto para ser laxo en la obediencia a Dios. En nuestra relación con Dios, la obediencia y el amor son inseparables.El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él.» -Jua

n 14,21Nadie y ninguna ley esta por encima de Dios. El Pontífice León XIII enseñaba en la «Inmortale Dei» la obligación de los Estados en rendir culto público a Dios, homenajeando su soberanía universal.Diferente a los hombres, Dios ejerce siempre su autoridad para el bien. Quien confía en Dios, quien conoce su amor no dejará de obedecerle en todo, aunque no comprenda las razones de Dios.

 

Cristo es el Rey del universo y de cada uno de nosotros.

Es una de las fiestas más importantes del calendario litúrgico, porque celebramos que Cristo es el Rey del universo. Su Reino es el Reino de la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, del amor y la paz.

Un poco de historia

La fiesta de Cristo Rey fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de Marzo de 1925.
El Papa quiso motivar a los católicos a reconocer en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey.

Posteriormente se movió la fecha de la celebración dándole un nuevo sentido. Al cerrar el año litúrgico con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Cristo reina en las personas con su mensaje de amor, justicia y servicio. El Reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres.

Con la fiesta de Cristo Rey se concluye el año litúrgico. Esta fiesta tiene un sentido escatológico pues celebramos a Cristo como Rey de todo el universo. Sabemos que el Reino de Cristo ya ha comenzado, pues se hizo presente en la tierra a partir de su venida al mundo hace casi dos mil años, pero Cristo no reinará definitivamente sobre todos los hombres hasta que vuelva al mundo con toda su gloria al final de los tiempos, en la Parusía.

 

Si quieres conocer lo que Jesús nos anticipó de ese gran día, puedes leer el Evangelio de Mateo 25,31-46.

 

En la fiesta de Cristo Rey celebramos que Cristo puede empezar a reinar en nuestros corazones en el momento en que nosotros se lo permitamos, y así el Reino de Dios puede hacerse presente en nuestra vida. De esta forma vamos instaurando desde ahora el Reino de Cristo en nosotros mismos y en nuestros hogares, empresas y ambiente.

Jesús nos habla de las características de su Reino a través de varias parábolas en el capítulo 13 de Mateo:
“es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un árbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”;
“es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”;
“es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”;
“es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra”.

En ellas, Jesús nos hace ver claramente que vale la pena buscarlo y encontrarlo, que vivir el Reino de Dios vale más que todos los tesoros de la tierra y que su crecimiento será discreto, sin que nadie sepa cómo ni cuándo, pero eficaz.

La Iglesia tiene el encargo de predicar y extender el reinado de Jesucristo entre los hombres. Su predicación y extensión debe ser el centro de nuestro afán vida como miembros de la Iglesia. Se trata de lograr que Jesucristo reine en el corazón de los hombres, en el seno de los hogares, en las sociedades y en los pueblos. Con esto conseguiremos alcanzar un mundo nuevo en el que reine el amor, la paz y la justicia y la salvación eterna de todos los hombres.

Para lograr que Jesús reine en nuestra vida, en primer lugar debemos conocer a Cristo. La lectura y reflexión del Evangelio, la oración personal y los sacramentos son medios para conocerlo y de los que se reciben gracias que van abriendo nuestros corazones a su amor. Se trata de conocer a Cristo de una manera experiencial y no sólo teológica.

Acerquémonos a la Eucaristía, Dios mismo, para recibir de su abundancia. Oremos con profundidad escuchando a Cristo que nos habla.

Al conocer a Cristo empezaremos a amarlo de manera espontánea, por que Él es toda bondad. Y cuando uno está enamorado se le nota.

El tercer paso es imitar a Jesucristo. El amor nos llevará casi sin darnos cuenta a pensar como Cristo, querer como Cristo y a sentir como Cristo, viviendo una vida de verdadera caridad y autenticidad cristiana. Cuando imitamos a Cristo conociéndolo y amándolo, entonces podemos experimentar que el Reino de Cristo ha comenzado para nosotros.

Por último, vendrá el compromiso apostólico que consiste en llevar nuestro amor a la acción de extender el Reino de Cristo a todas las almas mediante obras concretas de apostolado. No nos podremos detener. Nuestro amor comenzará a desbordarse.

Dedicar nuestra vida a la extensión del Reino de Cristo en la tierra es lo mejor que podemos hacer, pues Cristo nos premiará con una alegría y una paz profundas e imperturbables en todas las circunstancias de la vida.

A lo largo de la historia hay innumerables testimonios de cristianos que han dado la vida por Cristo como el Rey de sus vidas. Un ejemplo son los mártires de la guerra cristera en México en los años 20’s, quienes por defender su fe, fueron perseguidos y todos ellos murieron gritando “¡Viva Cristo Rey!”.

La fiesta de Cristo Rey, al finalizar el año litúrgico es una oportunidad de imitar a estos mártires promulgando públicamente que Cristo es el Rey de nuestras vidas, el Rey de reyes, el Principio y el Fin de todo el Universo.

 

fuente: www.catholic.net