Ángelus del Papa: no perder el tiempo culpando a los demás

Jesús devuelve la fe a su centro sin la formalidad externa. “Hay un modo infalible de vencer el mal” dijo el Papa Francisco a la hora del Ángelus dominical: “Empezar por vencerlo dentro de uno mismo”. Por esta razón el Santo Padre invitó a pedir a la Virgen María, “que cambió la historia a través de la pureza de su corazón”, que “nos ayude a purificar el nuestro, superando ante todo el vicio de culpabilizar a los demás y de quejarnos por todo”

Vatican News

Al comentar el Evangelio de la Liturgia del día que muestra a los escribas y fariseos asombrados por la actitud de Jesús, que se escandalizaron al ver que sus discípulos toman alimentos sin realizar las tradicionales abluciones rituales, el Papa dijo:

También nosotros podríamos preguntarnos: ¿Por qué Jesús y sus discípulos descuidan estas tradiciones? Al fin y al cabo, no son cosas malas, sino buenos hábitos rituales, simples lavados antes de tomar la comida. ¿Por qué Jesús no les presta atención?

 

Devolver la fe a su centro

Francisco explicó que para el Señor es importante devolver la fe a su centro. “Y evitar un riesgo, que vale para aquellos escribas como para nosotros: observar las formalidades externas dejando en segundo plano el corazón de la fe”.

 

El riesgo de una religiosidad de la apariencia

“Es el riesgo de una religiosidad de la apariencia: aparentar ser bueno por fuera, descuidando purificar el corazón. Siempre existe la tentación de ‘arreglar a Dios’ con alguna devoción externa, pero Jesús no se conforma con este culto. No quiere lo externo, quiere una fe que llegue al corazón”

 

Las cosas malas nacen desde el corazón

Tras recordar que Jesús dice a la multitud que «no hay nada fuera del hombre que, entrando en él, pueda hacerlo impuro» y que en cambio, es «desde dentro, desde el corazón» que nacen las cosas malas, el Pontífice añadió:

“Estas palabras son revolucionarias, porque en la mentalidad de entonces se pensaba que ciertos alimentos o contactos externos lo hacían a uno impuro. Jesús invierte la perspectiva: no es malo lo que viene de fuera, sino lo que nace de dentro”

El Santo Padre agregó que esto también nos concierne a nosotros, que solemos pensar “que el mal provenga sobre todo de fuera: de los comportamientos de los demás, de quien piensa mal de nosotros, de la sociedad”.

 

Culpar a los demás

“¡Cuántas veces culpamos a los demás, a la sociedad, al mundo, de todo lo que nos sucede! Siempre es culpa de los ‘demás’: de la gente, de quien gobierna, de la mala suerte”

También afirmó que “parece que los problemas lleguen siempre de fuera”. Y que “pasamos el tiempo repartiendo culpas; pero pasar el tiempo culpando a los demás es perder el tiempo”.

“No se puede ser verdaderamente religioso quejándose: la ira, el resentimiento y la tristeza cierran las puertas a Dios”

Por esta razón el Papa Francisco invitó a pedir al Señor “que nos libre de culpar a los demás”. Y que pidamos asimismo “la gracia de no perder el tiempo contaminando el mundo con quejas, porque esto no es cristiano”.

“Más bien, Jesús nos invita a mirar la vida y el mundo desde el corazón. Si nos miramos por dentro, encontraremos casi todo lo que detestamos fuera”

 

Aprender a acusarnos a nosotros mismos

Mientras si “pedimos sinceramente a Dios que nos purifique el corazón”, comenzaremos “a hacer más limpio el mundo”. “Porque hay un modo infalible de vencer el mal: empezar por vencerlo dentro de uno mismo”.

Y concluyó invocando a la Virgen María, “que cambió la historia a través de la pureza de su corazón”, que “nos ayude a purificar el nuestro, superando ante todo el vicio de culpabilizar a los demás y de quejarnos por todo”.

 

fuente: vaticanmedia.va

Guido Marini, maestro de ceremonias del Papa, es el nuevo obispo de Tortona

El maestro de las celebraciones litúrgicas papales dejará el Vaticano tras 14 años de servicio con Benedicto XVI y Francisco, para suceder a monseñor Viola, recientemente nombrado secretario del Dicasterio del Culto Divino.

Vatican News

El Papa Francisco ha nombrado a su maestro de ceremonias, monseñor Guido Marini, obispo de Tortona, en la región de Piamonte, Italia. La noticia fue difundida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede y anunciada por el arzobispo de Génova, Marco Tasca, en el Santuario de Nuestra Señora de la Guardia de Génova, diócesis de origen del nuevo obispo, que sucede a monseñor Vittorio Francesco Viola, recientemente llamado al Vaticano como secretario del Dicasterio para el Culto Divino.

Monseñor Marini, de 56 años, entró en el seminario cuando el cardenal Giuseppe Siri era arzobispo de Génova, fue ordenado sacerdote por el cardenal Giovanni Canestri (que fue obispo de Tortona durante cuatro años) y se convirtió en su secretario particular, así como en el de los sucesivos arzobispos Dionigi Tettamanzi y Tarcisio Bertone.

Con Tettamanzi se convirtió en maestro de las celebraciones litúrgicas de la archidiócesis, cargo que también fue confirmado por los cardenales Tarcisio Bertone y Angelo Bagnasco. Durante este periodo, creó el «Collegium Laurentianum», una asociación de voluntarios para el servicio del orden y la hospitalidad en la catedral.

Tras la llegada del cardenal Bertone a Génova, fue jefe de la oficina escolar de la archidiócesis, director espiritual en el seminario, donde enseñó derecho canónico, y luego canciller de la curia y prefecto encargado de la catedral.

En octubre de 2007, Benedicto XVI lo nombró Maestro de las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice, sucediendo a otro Marini, el arzobispo Piero, que había acompañado la mayor parte del largo pontificado de San Juan Pablo II.

Monseñor Guido Marini fue el «director» de las liturgias del pontificado del Papa Ratzinger, en Roma y durante sus viajes por el mundo. En el momento de la elección de Francisco en 2013, se puso con dedicación al servicio total del nuevo Papa, interpretando su sensibilidad litúrgica, sobria y esencial, con un entendimiento mutuo que ha durado más de ocho años.

En enero de 2019, Francisco también le confió la responsabilidad del coro de la Capilla Sixtina, la Capilla Musical Pontificia. Marini supervisó la producción de la Statio Orbis del 27 de marzo de 2020, la oración personal del Pontífice en una Plaza de San Pedro vacía y mojada por la lluvia, para invocar el fin de la pandemia.

Ángelus del Papa: no perder el tiempo culpando a los demás

A la hora del rezo del Ángelus, el Papa Francisco pidió a los cristianos que se solidaricen con los civiles de este país, especialmente con las mujeres y los niños, víctimas de la violencia y los atentados de los últimos días. Además el Santo Padre alentó a «seguir asistiendo a los necesitados y rezar para que el diálogo y la solidaridad conduzcan a una convivencia pacífica y fraternal».

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Este domingo 29 de agosto, tras rezar la oración mariana del Ángelus acompañado de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa lanzó un contundente llamamiento por la paz en Afganistán, pidiendo ayuno y oración.

«Sigo la situación en Afganistán con gran preocupación, y comparto el sufrimiento de quienes lloran por las personas que perdieron la vida en los atentados suicidas del pasado jueves, y de quienes buscan ayuda y protección», dijo Francisco.

En este contexto, el Santo Padre encomendó a los fallecidos «a la misericordia de Dios Todopoderoso» y dio gracias a quienes trabajan «para ayudar a las personas que han sido tan probadas, especialmente las mujeres y los niños».

Asimismo, el Pontífice pidió a todos que sigan ayudando a los necesitados y que recen para que el diálogo y la solidaridad lleven a la instauración de una convivencia pacífica y fraterna que ofrezca esperanza para el futuro del país:

“En momentos históricos como este no podemos permanecer indiferentes, la historia de la Iglesia nos lo enseña. Como cristianos, esta situación nos compromete. Por eso hago un llamamiento a todos para que intensifiquen la oración y el ayuno. Oración y ayuno, oración y penitencia. Ahora es el momento de hacerlo. Hablo en serio: intensificar la oración y practicar el ayuno, pidiendo al Señor misericordia y perdón”

El Santo Padre tiene presente el sufrimiento del pueblo afgano, especialmente en el actual momento de crisis que está atravesando.

Con estas palabras expresaba su cercanía con Afganistán, tras el rezo del Ángelus, el pasado 15 de agosto, solemnidad litúrgica de la Asunción de la Virgen María:

«Les ruego que recen conmigo al Dios de la paz para que cese el ruido de las armas y se encuentren soluciones en la mesa del diálogo. Sólo así la población martirizada de ese país -hombres, mujeres, ancianos y niños- podrá regresar a sus hogares y vivir en paz y seguridad con pleno respeto mutuo».

Cabe destacar que la crisis en el país asiático continúa empeorando desde que los talibanes tomaron el control de Kabul, la capital del país, mientras miles de afganos intentan escapar en busca de un futuro mejor.

 

fuente: vaticannews.va

Comunicado sobre la salud de Su Eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua.

A través del presente comunicado  Monseñor Carlos Avilez C, Vicario General y Vocero de la  Arquidiócesis de Managua,  informó  al pueblo católico  la tarde de este viernes sobre el estado de salud de Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, Arzobispo Metropolitano de Managua;  quien ha dado recientemente positivo de COVID-19 y se encuentra recibiendo el tratamiento  adecuado y guardando reposo.

Elevemos nuestras oraciones al Buen Dios  por la pronta recuperación de su salud y la salud de todos los sacerdotes, religiosas, y religiosos enfermos que sufren los efectos de esta pandemia. Que María Santísima, salud de los enfermos,  ruegue por ellos ante su Hijo amado.

 

Circular a todos los fieles de nuestra Arquidiócesis de Managua de Su Eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua.

Ante la incertidumbre que actualmente experimentamos a consecuencia de la pandemia y la aparición en redes sociales de supuestas disposiciones de las autoridades eclesiales de nuestra Arquidiócesis de Managua; compartimos con ustedes la circular que el Señor Arzobispo, SER Cardenal Leopoldo Brenes compartió  la mañana de ayer con los fieles después de la celebración de la Santa Misa.   Puedes descargar  en PDF: https://bit.ly/3sBkmm0

El Papa: dejémonos provocar y convertir por Jesús y su «palabra de vida eterna”

En su alocución previa al rezo mariano del Ángelus, el Papa Francisco, al recordar el Evangelio de hoy, “que muestra la reacción de la multitud y de los discípulos ante el discurso de Jesús después del milagro de los panes”, el Papa nos pide que “no nos sorprendamos si Jesucristo nos pone en crisis. Más bien, preocupémonos si no nos pone en crisis, porque quizás hemos diluido su mensaje”.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

«En el Evangelio de hoy, Jesús, invitó a la multitud y a los discípulos a interpretar la señal del milagro de los panes, y a creer en él, que es el verdadero pan bajado del cielo, el pan de la vida; y les reveló que el pan que dará es su carne y su sangre. Estas palabras suenan duras e incomprensibles a los oídos de la gente», señaló Francisco, «hasta el punto de que, a partir de ese momento, “muchos de sus discípulos se vuelven atrás, es decir, dejan de seguir al Maestro. Entonces Jesús pregunta a los Doce: “¿También ustedes quieren dejarme?”, y Pedro, en nombre de todo el grupo, confirma la decisión de quedarse con Él: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios”, dijo el Papa.

«Ante el gesto prodigioso de Jesús, que alimenta a miles de personas con cinco panes y dos peces, todos lo aclaman y quieren llevárselo en volandas», dijo el Papa, «pero cuando él mismo explica que ese gesto es “signo de su sacrificio, es decir, de la entrega de su vida, de su carne y de su sangre, y que los que quieren seguirle deben asimilarlo, su humanidad entregada por Dios y por los demás, entonces no, este Jesús ya no tiene razón»”, agregó.

 

Las palabras de Jesús causan escándalo

El Santo Padre, analizando la actitud de los que se retiran y vuelven atrás, decidiendo no seguir más a Jesús, se pregunta, Cuál es el origen de esta incredulidad, cuál es el motivo de esta negativa.

“Las palabras de Jesús causan gran escándalo: está diciendo que Dios ha elegido manifestarse y realizar la salvación en la debilidad de la carne humana. La encarnación de Dios es lo que da lugar al escándalo y es un obstáculo para estas personas, pero a menudo también para nosotros”, manifiestó Francisco.

De hecho, sigue más adelante el Papa, Jesús afirma que el verdadero pan de salvación, que transmite la vida eterna, es su propia carne; que para entrar en “comunión con Dios, antes de observar las leyes o cumplir los preceptos religiosos, hay que vivir una relación real y concreta con él”.

Esto significa, dijo el Pontífice, «que no debemos perseguir a Dios en sueños e imágenes de grandeza y poder, sino que debemos reconocerlo en la humanidad de Jesús y, en consecuencia, en los hermanos que nos pasan de lado por el camino de la vida. Porque “Dios se hizo de carne y hueso: se rebajó para hacerse hombre como nosotros, se humilló hasta asumir nuestro sufrimiento y nuestro pecado, y nos pide que lo busquemos, por tanto, no fuera de la vida y de la historia, sino en nuestra relación con Cristo y con nuestros hermanos”, afirmó el Papa.

 

La “escandalosidad” de la Eucaristía

Incluso hoy, aseveró Francisco, la revelación de Dios en la humanidad de Jesús puede “causar escándalo y no es fácil de aceptar. «Es lo que San Pablo llama la «necedad» del Evangelio frente a los que buscan milagros o sabiduría mundana. Y esta «escandalosidad» está bien representada por el sacramento de la Eucaristía”, y es que como se pregunta el Papa:»¿qué sentido puede tener, a los ojos del mundo, arrodillarse ante un trozo de pan? ¿Por qué alimentarse asiduamente de este pan?».

Por último su petición: “pidamos la gracia de dejarnos provocar y convertir por sus «palabras de vida eterna». Que María Santísima, que dio a luz a su Hijo Jesús en la carne y se unió a su sacrificio, nos ayude a dar siempre testimonio de nuestra fe con nuestra vida concreta”.

 

Saludos después del rezo mariano

En sus saludos a los fieles presentes en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco saludó a los a los sacerdotes y seminaristas del Pontificio Colegio Norteamericano y a las familias de Abbiategrasso y a los motoristas de Polesine.

También saludó a varios grupos de jóvenes: de Cornuda, Covolo del Piave y Nogaré, en la diócesis de Treviso, de Regoledo, en Milán, de Dalmine, Cagli y Pescantina, cerca de Verona, y el grupo scout de Mantua. A todos ellos les auguró que este viaje que han hecho hasta Roma, les ayude a caminar en la vida por el camino del Evangelio. También saludo a los chicos de la Inmaculada Concepción..

 

fuente: vaticannews.va

El Papa: vacunarse es un acto de amor

En un video mensaje dirigido a los pueblos de América Latina, Francisco invita a vacunarse contra el coronavirus: un gesto sencillo pero profundo para un futuro mejor. Los prelados del norte al sur del continente se hicieron eco de él: es necesario ser responsable del bien común, porque somos una sola familia

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco ha subrayado en repetidas ocasiones que la salud es un derecho de todos y debe ser protegida para todos. Sus palabras se han traducido a menudo en gestos concretos de ayuda, especialmente para los países más afectados por la pandemia y con menos recursos, mediante el envío de suministros médicos y fondos. Por otra parte, a finales de mayo concluyó la vacunación anti-Covid19 en el Vaticano con la administración del medicamento a 300 personas vulnerables y pobres. La voz del Papa siempre ha invitado a los ciudadanos -subrayando también la conveniencia de suspender las patentes de las empresas farmacéuticas- a aceptar la inmunización extensiva como un bien común universal. Hoy el Pontífice vuelve a tocar el tema, esta vez apelando a las conciencias de todos, con un videomensaje en el que pide una actitud responsable para afrontar juntos la pandemia.

 

Invitación a colaborar entre sí

Con espíritu fraternal, me uno a este mensaje de esperanza para un futuro mejor. Gracias a Dios y al trabajo de muchos, hoy disponemos de vacunas para protegernos del Covid-19. Esto da esperanzas de acabar con la pandemia, pero sólo si están al alcance de todos y si trabajamos juntos.

 

El amor también es social y político

El Papa nos invita a considerar el amor como un prisma que refleja la luminosidad de gestos que se creen pequeños pero que tienen una repercusión universal:

«Vacunarse, con vacunas autorizadas por las autoridades competentes, es un acto de amor. Y ayudar a que la mayoría de la gente se vacune es un acto de amor. Amor por uno mismo, amor por la familia y los amigos, amor por todos los pueblos. El amor es también social y político, existe el amor social y el amor político, es universal, siempre desbordante de pequeños gestos de caridad personal capaces de transformar y mejorar las sociedades».

 

Un gesto sencillo pero profundo

El agradecimiento y la bendición de Francisco se entrelazan con una invitación a realizar un gesto que él compara con un grano de arena. Todos podemos, con la vacunación, cooperar en un futuro mejor:

 

Los llamamientos conjuntos de los prelados latinoamericanos

El llamamiento del Papa encuentra eco en varios cardenales de la región, que recuerdan unánimemente la necesidad de vacunarse contra el coronavirus. El mexicano José Horacio Gómez, presidente de los obispos de Estados Unidos, espera que con la ayuda de la fe la gente pueda afrontar los riesgos de la pandemia y que todos podamos vacunarnos. Carlos Aguiar Retes, arzobispo de la Ciudad de México, llamó a la vacunación desde el norte hasta el sur del continente porque -dijo- todos estamos interconectados y la esperanza debe ser sin exclusión. El cardenal Hummes, de Brasil, se hace eco de las palabras del Papa: vacunar es un acto de amor para todos y señala que los heroicos esfuerzos del personal sanitario han producido vacunas seguras y eficaces para toda la familia humana. El cardenal salvadoreño Rosa Chávez habló de una «responsabilidad moral para toda la comunidad»: «Nuestra decisión de vacunar afecta a otros. El cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga también expresó su apoyo a la campaña de concienciación: «Todavía tenemos que aprender más sobre el virus, pero una cosa es cierta: las vacunas autorizadas funcionan y salvan vidas, son una clave para la curación personal y universal». Desde Perú, Monseñor Miguel Cabrejos, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), hizo un llamamiento a la unidad y retomó el aspecto de la protección de nuestra salud integral, invitando a vacunarse porque «la vacunación es segura y eficaz».

 

fuente: vaticannews.va

El Papa en el Ángelus: Jesús pan de vida “se entrega” para que tengamos vida

“Que la Virgen María, en la cual el Verbo se ha hecho carne, nos ayude a crecer día tras día en la amistad con Jesús, pan de vida”, es la invitación del Santo Padre a los fieles y peregrinos que se dieron cita en la Plaza de San Pedro, para rezar junto al Pontífice la oración del Ángelus de este domingo, 8 de agosto de 2021.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Jesús en esta expresión: ‘Yo soy el pan de la vida’, resume verdaderamente todo su ser y toda su misión. Esto se verá plenamente al final, en la Última Cena. Jesús sabe que el Padre le pide no solo dar de comer a la gente, sino darse a sí mismo, partirse a sí mismo, la propia vida, la propia carne, el propio corazón para que nosotros podamos tener la vida”, lo dijo el Papa Francisco en su alocución antes de rezar la oración mariana del Ángelus de este domingo, 8 de agosto, comentando el Evangelio que la liturgia presenta este XIX Domingo del Tiempo Ordinario, en el cual se ve a Jesús que sigue predicando a la gente que ha visto el prodigio de la multiplicación de los panes, y a quienes invita a dar un salto de calidad; para ello, aplica el símbolo del pan a sí mismo. Dice claramente: «Yo soy el pan de la vida».

 

¿Qué significa pan de la vida?

Qué nos quiere decir Jesús con esto, se pregunta el Pontífice. Y señala que, para vivir se necesita el pan, quien tiene hambre no pide comidas refinadas y caras, sino pan, quien no tiene trabajo no pide sueldos altos, sino el “pan” de un empleo. “Jesús se revela como el pan – afirma el Papa – es decir lo esencial, lo necesario para la vida de cada día. No un pan entre muchos otros, sino el pan de la vida. En otras palabras, nosotros, sin Él, más que vivir, sobrevivimos: porque solo Él nos nutre el alma, solo Él nos perdona de ese mal que solos no conseguimos superar, solo Él nos hace sentir amados aunque todos nos decepcionen, solo Él nos da la fuerza de amar y perdonar en las dificultades, solo Él da al corazón esa paz que busca, solo Él da la vida para siempre cuando la vida aquí en la tierra se acaba”.

 

Yo soy el pan de la vida: revela todo su ser y toda su misión

El Papa Francisco al seguir reflexionando sobre esta imagen señala que, Jesús en esta expresión: “Yo soy el pan de la vida”, resume verdaderamente todo su ser y toda su misión. “Esto se verá plenamente al final, en la Última Cena. Jesús sabe que el Padre le pide no solo dar de comer a la gente, sino darse a sí mismo, partirse a sí mismo, la propia vida, la propia carne, el propio corazón para que nosotros podamos tener la vida. Estas palabras del Señor – subraya el Papa – despiertan en nosotros el estupor por el don de la Eucaristía. Nadie en este mundo, por mucho que ame a otra persona, puede hacerse alimento para ella. Dios lo ha hecho, y lo hace, por nosotros. Renovemos este estupor. Hagámoslo adorando el Pan de vida, porque la adoración llena la vida de estupor”.

 

Yo soy el pan de la vida: es entrar en lo concreto del mundo

Sin embargo, en el Evangelio, evidencia el Pontífice, en vez de asombrarse, la gente se escandaliza. También nosotros quizá nos escandalizamos: nos sería más cómodo un Dios que está en el Cielo sin entrometerse, mientras nosotros podemos gestionar los asuntos de aquí abajo. Sin embargo, Dios se ha hecho hombre para entrar en lo concreto del mundo. Y le interesa todo de nuestra vida. Podemos hablarle de los afectos, el trabajo, la jornada, cualquier cosa. Jesús desea esta intimidad con nosotros. ¿Qué no desea? Ser relegado a segundo plano, ser descuidado y dejado de lado, o llamado solo cuando tenemos necesidad.

 

Yo soy el pan de la vida: bendice lo que hemos hecho

Finalmente, el Papa Francisco recuerda que, al menos una vez al día nos encontramos comiendo juntos; quizá por la noche, en familia, después de una jornada de trabajo o de estudio. “Sería bonito – invita el Papa – antes de partir el pan, invitar a Jesús, pan de vida, pidiéndole con sencillez que bendiga lo que hemos hecho y lo que no hemos conseguido hacer”. Invitémosle a casa, recemos de forma “doméstica”. Jesús estará en la mesa con nosotros y seremos alimentados por un amor más grande. Que la Virgen María, en la cual el Verbo se ha hecho carne, nos ayude a crecer día tras día en la amistad con Jesús, pan de vida.

 

Saludos después del Ángelus

Después de rezar la oración a la Madre de Dios, el Papa Francisco saludó a los romanos y peregrinos que se dieron cita en la Plaza de San Pedro, de modo especial, a las familias, grupos parroquiales, y asociaciones. En particular, saludó al grupo de agentes de pastoral juvenil de Verona, a los jóvenes de Crevalcore, así como a los jóvenes de Scandiano y a los de las Casas Salesianas de la región del Triveneto que llegaron a Roma en bicicleta. A todos deseó un buen domingo y como siempre pidió que, no se olviden de rezar por él.

 

fuente: vaticannews.va