¿Le conviene a un católico celebrar Halloween?

No es difícil dar un giro cristiano al Halloween, hay que utilizar un patrón de evangelización creativa.

Por: P. John Bartunek | Fuente: Spiritual Direction // Píldoras de fe

 

Algunos padres de familia en la escuela católica donde mi hijo asiste quieren hacer una fiesta de Halloween. Estoy muy preocupado por esto.

A mí me parece claramente la antítesis de nuestra fe celebrar un ritual pagano arraigado en la idea de que el sacrificio a los espíritus demoníacos nos evitará su castigo. Incluso si, en este punto, el significado se diluye a simplemente disfrazarse, la práctica sigue celebrando el mal y minimiza sus peligros y realidades.

¿Estoy en lo correcto ante esto o simplemente necesito relajarme y dejar que esto suceda?

 

Halloween en los ambientes

Vamos a empezar por hacer algunas distinciones prácticas, y luego reflexionar sobre el principio espiritual relacionado con tu pregunta – un principio que entra en juego más a menudo que sólo el día de Halloween.

Si la celebración de Halloween propuesta se llevará a cabo en la escuela católica, es perfectamente razonable que estés preocupado.

Si la fiesta propuesta se realizara en la casa de alguna familia, tu indignación debe ser un poco menos estridente, y se debe mezclar con compasión por esta pareja que posiblemente no esté tan educada en la fe católica como lo estás tú en este momento.

En el segundo caso,tu reacción dependerá de la calidad de la relación que tengas con esa pareja. Si los conoces, es posible que te acerques a ellos para hablar del tema – después de todo, su idea de una fiesta de Halloween puede no tener ninguna relación con los sacrificios demoníacos o celebrar el mal.

Si no conoces a esta pareja, podrías hacer de esta situación una ocasión para presentarte, o podrías simplemente asegurarse de que tus propios hijos entiendan tus preocupaciones y tengan claras las ideas acerca de Halloween.

En cualquiera de los casos anteriores, sin embargo, tu objetivo debe ser crear un impulso en la escuela para celebrar la víspera de Todos los Santos (un nombre anterior de «Halloween») de una manera católica.

A los niños les gusta Halloween y si parece que estás saboteando la diversión por razones religiosas, puedes crear fácilmente la impresión de que en la fe católica no hay lugar para la diversión y esto es una mala y equivocada idea.

 

Dar sentido católico al halloween

Así que, ¿cuál es la manera católica para celebrar la víspera de Todos los Santos? Cuando la Solemnidad de Todos los Santos de la Iglesia se trasladó al 1ro de noviembre (allá por el siglo IX), esto dio a los católicos la oportunidad de bautizar una antigua tradición pagana.

Los pueblos celtas acostumbraban celebrar su Año Nuevo el 1 de noviembre, y creían que los espíritus de los muertos, tanto buenos como malos, vagaban la tierra nuevamente la noche anterior.

Para protegerse de esos espíritus en los que creían, tenían ceremonias que con disfraces y fuego – encendiendo hogueras para mantener alejados a los espíritus malignos y usando máscaras para asustarlos, por ejemplo.

Una posterior tradición romana (de la Roma pagana) añadió el «truco o trato» a la práctica celta, ya que los romanos celebraban la cosecha al mismo tiempo.

Bautizar estas costumbres paganas simplemente implica interactuar con los difuntos desde una perspectiva cristiana en lugar de una no cristiana.

Y así, el 1ro de noviembre honramos y pedimos por la intercesión de los santos, aquellos difuntos que murieron en amistad con Cristo y que ahora se encuentran en el cielo.

Luego, el 2 de noviembre oramos por las almas del purgatorio, los difuntos que murieron en la amistad con Cristo pero aún están siendo purificados del egoísmo antes de que puedan disfrutar de la plenitud de la comunión con Dios.

No es difícil dar un giro cristiano a una fiesta de Halloween, cuando se entiende esto. Los disfraces pueden ser los de los santos. Los tratos pueden estar relacionados con el cielo. Los juegos pueden ser divertidos, celebrando la esperanza de la vida eterna…

 

Evangelizando en Halloween

Y eso nos lleva al principio espiritual que funciona aquí y en muchas otras áreas en donde debemos llevar el mensaje de Cristo.

A medida que la Iglesia se expandió en tierras paganas, los cristianos tuvieron que encontrar la manera de comunicar su fe a las personas con visiones radicalmente diferentes del mundo.

Casi siempre, la interacción más fructífera fue aquella en la que los cristianos eran capaces de encontrar algunas semillas de verdad o belleza en las prácticas paganas, aprovecharlas, y mostrar su significado más completo en el contexto cristiano.

En otras palabras, cada vez que los misioneros se encontraban con los paganos en donde éstos estuvieran, los paganos más fácilmente aprendieron a entender y apreciar la fe cristiana.

Por otro lado, cuando los cristianos enfrentaban las costumbres paganas únicamente con condena general, el progreso fue más difícil de conseguir.

Permítanme citar el consejo del Papa San Gregorio Magno a los misioneros en la Inglaterra del siglo VII en este sentido (sólo para que no pienses que estoy inventando):

 

«No destruyan los templos paganos, más bien hay que rociarlos con agua bendita, colocar altares sobre ellos y reliquias. En los lugares donde se solía ofrecer sacrificios a sus ídolos diabólicos, que se celebren festivales Cristianos, de otra forma o costumbre y en la misma fecha.

Por ejemplo: En la Fiesta de los Santos Mártires, que los fieles hagan coronas y parrados con ramas para celebrar fiestas de caridad. Al permitir que los conversos experimenten estos placeres externos, la alegría del alma será más fácil de transmitir.

No podemos eliminar todo lo pagano de estas almas salvajes de una sola vez. El hombre no puede escalar la montaña a grandes pasos, sino más bien tomando pasos lentos y firmes». ( Papa San Gregorio Magno, Carta a Mileto, 601)

 

Hoy somos misioneros en una cultura neopagana, en muchos sentidos.Si queremos traer ovejas descarriadas de vuelta al redil de Cristo, tenemos que seguir el mismo patrón de la evangelización creativa.

El Papa en Santa Marta: el amor de Cristo no es un amor de telenovela

En la Misa matutina del Papa en la Casa Santa Marta del 31 de octubre.

Por: Giada Aquilino | Fuente: Vatican News

 

Que el Espíritu Santo nos haga comprender «el amor de Cristo por nosotros» y prepare nuestros corazones para «permitirnos ser amados» por el Señor. Esta es la recomendación del Papa Francisco en la Misa matutina en la Casa Santa Marta, centrada en la primera lectura de hoy, tomada de la Carta de San Pablo a los Romanos. En su homilía, el Pontífice explica cómo el apóstol de los gentiles podría incluso parecer «un poco soberbio», «demasiado seguro de sí mismo» al afirmar que ni siquiera «la tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, ni la espada” lograrán separarnos “del amor de Cristo”.

 

El amor de una madre

Y, sin embargo, evidencia el Papa al leer a San Pablo, «somos más que ganadores» con el amor del Señor. «San Pablo fue porque desde el momento en que el Señor lo llamó en el camino a Damasco, comenzó a comprender el misterio de Cristo»: «se había enamorado de Cristo», tomado – observa el Papa – por «un amor fuerte», «grande», no un «argumento» de «telenovela». Un amor «en serio», hasta el punto de sentir que el Señor «siempre lo acompañaba en lo bueno y en lo malo».

Esto lo sentía con amor. Y yo me pregunto: ¿amo al Señor así? Cuando llegan momentos feos, ¿cuántas veces sentimos el deseo de decir: «El Señor me ha abandonado, ya no me ama» y le gustaría dejar al Señor. Pero Pablo estaba seguro de que el Señor nunca abandona. Él entendió el amor de Cristo en su propia vida. Este es el camino que nos hace ver Pablo: el camino del amor, siempre, en lo bueno y en lo malo, siempre delante. Esta es la grandeza de Pablo.

 

Dar la vida por los demás

El amor de Cristo, agrega el Pontífice, «no se puede describir», es algo grandioso.

Es precisamente El quien fue enviado por el Padre para salvarnos y lo hizo con amor, dio su vida por mí: no hay amor más grande que dar la vida por el otro. Pensemos en una madre, el amor de una madre, por ejemplo, que da la vida por su hijo, siempre lo acompaña en la vida, en los momentos difíciles pero aún asi es poco … Es un amor cercano a nosotros, no es un amor abstracto el amor de Jesús, es un amor Yo-tú, yo-tú, cada uno de nosotros, con nombre y apellido.

 

El llanto por cada uno de nosotros

En el Evangelio de Lucas, el Papa observa «algo del amor concreto de Jesús». Hablando de Jerusalén, Jesús recordó los momentos en que trató de reunir a sus hijos, «como una gallina con sus polluelos debajo de sus alas», y se lo impidieron. Entonces «lloró».

El amor de Cristo lo lleva al llanto, al llanto por cada uno de nosotros. Hay mucha ternura en esta expresión. Jesús podía condenar a Jerusalén, decir cosas malas … Y se queja porque no se dejan amar como los polluelos de la gallina. Esta ternura del amor de Dios en Jesús. Y esto fue entendido por Pablo. Si no llegamos a sentir, a comprender la ternura del amor de Dios en Jesús por cada uno de nosotros, nunca podremos comprender lo que es el amor de Cristo. Es un amor como este, esperando pacientemente, el amor que juega esa última carta con Judas: «Amigo», le da la salida, hasta el final. Incluso con grandes pecadores, hasta el final Él ama con esta ternura. No sé si pensamos en Jesús asi de tierno, en Jesús que llora, cómo lloró ante la tumba de Lázaro, cómo lloró aquí, mirando Jerusalén.

 

Un amor que se convierte en lagrima

Por lo tanto, Francisco nos exhorta a preguntarnos si Jesús está llorando por nosotros, Él que nos ha dado «tantas cosas», mientras que a menudo nosotros elegimos ir «por otro camino». El amor de Dios «se convierte en una lágrima, en llanto, llanto de ternura en Jesús», reitera. Por esta razón – concluye el Pontífice – San Pablo «se había enamorado de Cristo y nada podía separarlo de Él».

 

fuente: catholic.net

8 datos que todo cristiano debe saber sobre Halloween

Redacción ACI Prensa

A pocas horas de la noche de Halloween, que se celebra internacionalmente cada 31 de octubre, encontrará en este artículo ocho datos que todo cristiano debe conocer sobre esta fiesta pagana.

“¿Cómo hace el demonio para alejarnos del camino de Jesús? La tentación comienza levemente, pero crece: siempre crece. Segundo, crece y contagia a otro, se transmite a otro, trata de ser comunitaria. Y, al final, para tranquilizar el alma, se justifica. Crece, contagia y se justifica”, advirtió el Papa Francisco en abril del 2014.

Aquí los ocho datos.

1. El origen del nombre

La Solemnidad de Todos los Santos es el 1 de noviembre y en la Iglesia se empieza a celebrar desde la noche anterior. Por ello la noche del 31 de octubre, en el inglés antiguo, era llamada “All hallow’s eve” (víspera de todos los santos). Más adelante esta palabra se abrevió a “Halloween”.

2. Las raíces celtas de la celebración

Ya en el siglo VI A.C., los celtas del norte de Europa celebraban el fin de año con la fiesta de “Samhein” (o La Samon), festividad del sol que se iniciaba la noche del 31 de octubre y que marcaba el fin del verano y de las cosechas. Ellos creían que aquella noche el dios de la muerte permitía a los difuntos retornar a la tierra, fomentando un ambiente de terror.

Según la religión celta, las almas de algunos difuntos se encontraban dentro de animales feroces y podían ser liberadas con sacrificios de toda índole a los dioses, incluyendo sacrificios humanos. Una forma de evitar la maldad de los espíritus malignos, fantasmas y otros monstruos era disfrazándose para tratar de asemejarse a ellos y así pasar desapercibido ante sus miradas.

3. Su mezcla con el cristianismo

Cuando los pueblos celtas fueron cristianizados, no todos renunciaron a sus costumbres paganas. Asimismo, la coincidencia cronológica de la fiesta pagana del “Samhein” con la celebración de Todos los Santos y la de los Fieles Difuntos, al día siguiente (2 de noviembre), hizo que las creencias cristianas se mezclaran con las antiguas supersticiones de la muerte.

Con la llegada de algunos irlandeses a Estados Unidos, se introdujo el Halloween, que llegó a ser parte del folklore popular del país norteamericano. Luego, incluyéndose los aportes culturales de otros migrantes, se introdujo la creencia de las brujas, fantasmas, duendes, drácula y diversos monstruos. Más adelante esta celebración pagana se propagó a todo el mundo.

4. Es una fiesta importante dentro del satanismo

Según el testimonio de algunas personas que practicaron el satanismo y luego se convirtieron al cristianismo, Halloween es la más importante fiesta para los cultos demoníacos porque se inicia el nuevo año satánico y es como una especie de “cumpleaños del diablo”. Es en esta fecha que los grupos satánicos sacrifican a jóvenes y especialmente a niños porque son los preferidos de Dios.

5. El origen de la pregunta “¿Truco o Trato?”

En Halloween los niños y no tan niños se suelen disfrazar de seres horribles y temerarios y van de casa en casa exigiendo “trick or treat” (truco o trato). La creencia es que si no se les da alguna golosina, los visitantes harán una maldad al residente del lugar. Hay quienes consideran que los inicios de esta costumbre están en la persecución que se hacía a los católicos en Inglaterra, donde sus casas eran presa de amenazas.

6. El origen de la calabaza con forma de rostro

Existe una antigua leyenda irlandesa que cuenta que un hombre llamado Jack, que en vida había sido malvado, no podía ni entrar al infierno por los demasiados trucos que le había jugado al demonio; por lo que tuvo que permanecer en la tierra vagando por los caminos con una linterna, hecha de un vegetal vacío con un carbón encendido.

La gente supersticiosa ponía una linterna similar en la ventana o al frente de su casa para ahuyentar a Jack. Más adelante, cuando esto se popularizó, el vegetal para hacer la linterna pasó a ser una calabaza con agujeros en forma del rostro de una calavera o bruja.

7. El gran negocio de la celebración

Hollywood ha contribuido con la expansión celebrativa del Halloween a través de numerosas películas en las que la violencia gráfica y asesinatos crean en el espectador un estado morboso de ansiedad y angustia, provocando muchas veces una idea errónea de la realidad.

Asimismo, las máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos son motivo para que algunos empresarios fomenten el “consumo del terror” y saquen su provecho económico de esta “moda” estadounidense.

8. Hay disfraces que pueden evocar el catolicismo

Según el P. Jordi Rivero, gran apologeta, celebrar una fiesta con disfraces no es intrínsecamente malo, siempre y cuando se cuide que el disfraz no vaya en contra del pudor, del respeto por lo sagrado y de la moral en general.

Es por ello que en los últimos años ha ido en aumento la celebración alternativa del «Holywins» (la santidad vence), que consiste en disfrazarse del santo o santa favorito y participar la noche del 31 de octubre en diversas actividades de la parroquia como Misas, vigilias, grupos de oración por las calles, Adoración Eucarística, canto, música y baile en “clave cristiana”.

Catequesis del Papa: “Que el Espíritu Santo nos dé un corazón abierto”

«La llegada de la fe cristiana a Europa», tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 30 de octubre de 2019.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Queridos hermanos, el libro de los Hechos de los Apóstoles narra la llegada de Pablo a la ciudad de Filipos, colonia romana de la Macedonia, y por tanto la entrada del Evangelio en Europa”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del último miércoles de octubre de 2019, continuando con su ciclo de catequesis sobre la evangelización a partir del Libro de los Hechos de los Apóstoles.

 

El Espíritu Santo, protagonista de la misión de la Iglesia

Explicando este pasaje de los Hechos de los Apóstoles (16,9), el Santo Padre precisó cómo el Espíritu Santo es el protagonista de la misión de la Iglesia: es Él quien guía el camino de los evangelizadores mostrándoles el camino a seguir. “Esto lo vemos claramente en el momento en que el Apóstol Pablo, habiendo llegado a Troade, recibe una visión. Un macedonio le suplica: “¡Ven a Macedonia y ayúdanos!”. Y el pueblo de Macedonia del Norte se siente tan orgulloso de esto, se siente orgulloso de haber llamado al Apóstol Pablo a anunciar a Jesucristo. Recuerdo mucho a ese bello pueblo que me acogió con tanto calor – señaló el Papa – que conserven esta fe que Paolo les ha predicado”.

 

La fuerza del Evangelio se dirige a las mujeres

Hay tres acontecimientos que caracterizan este episodio, tres acontecimientos importantes que se dieron en esos tres días en Filipos. “En primer lugar, el bautismo de Lidia, una mujer creyente a la que el Señor por obra del Espíritu le abrió el corazón para que aceptara la enseñanza de Pablo. Una vez que el corazón de Lidia se abrió, pudo acoger a Cristo mediante el bautismo, junto a toda su familia, y abrió su casa a los demás Apóstoles”. Tenemos aquí, afirmó el Pontífice, el testimonio de la llegada del cristianismo a Europa: el inicio de un proceso de inculturación que dura hasta hoy. El cristianismo, subrayó el Papa, ha entrado por Macedonia.

 

La desolación de la cárcel

En segundo lugar, Pablo y Silas fueron denunciados por los dueños de una esclava que tenía un espíritu de adivinación y les procuraba muchos beneficios, y a la que los Apóstoles liberaron con un exorcismo. En la cárcel, en vez de lamentarse, alababan a Dios y Él los salvó mediante un terremoto que sacudió la prisión y rompió las cadenas que los ataban. Hablando espontáneamente, el Santo Padre explicó que la mujer que habían liberado en nombre de Jesús, una esclava, que tenía un espíritu de predicción, con el cual sus dueños ganaban dinero, leía las manos y predecía el futuro. También hoy, dijo el Papa, la gente paga por esto. Y sus padrones, los dueños de la esclava, en represalia, denunciaron a Paolo y llevaron a los Apóstoles ante los magistrados con la acusa de desorden público.

 

La oración produce efectos prodigiosos

Sin embargo, durante su encarcelamiento se produce un hecho sorprendente. Es en la desolación que en vez de quejarse, Pablo y Silas cantan alabanzas a Dios y esta alabanza libera una fuerza que los libera: durante la oración un terremoto sacude los cimientos de la prisión, se abren las puertas y se cayeron las cadenas de todos. Como la oración de Pentecostés, la oración hecha en la cárcel también produce efectos prodigiosos.

Y, por último, la conversión y el bautismo del carcelero y de toda su familia. En medio de la noche, él creyó en el Señor Jesús, junto a toda su familia, acogió a los apóstoles en su casa, les lavó las heridas y recibió el Bautismo. Después, lleno de alegría por haber creído en Dios preparó la mesa y celebraron una fiesta.  En medio de la noche, para el carcelero y su familia brilló la luz de Cristo, se rompieron las cadenas del corazón y experimentaron una alegría indescriptible. Es así como el Espíritu Santo está haciendo la misión – agregó el Papa Francisco – desde el inicio, desde Pentecostés en adelante es Él el protagonista de la misión. Y nos lleva adelante, es necesario ser fieles a la vocación que el Espíritu nos mueve a realizar. Para llevar el Evangelio.

 

Pidamos un corazón abierto a Dios

Antes de concluir su catequesis, el Papa Francisco saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española, venidos de España y de Latinoamérica. “Pidamos al Espíritu Santo que nos dé un corazón abierto a Dios y acogedor con los demás, con una fe audaz capaz de romper las cadenas que nos oprimen a nosotros y a los demás”.

 

fuente: vaticannews.va

Vuelve a Argentina la estatua de la Virgen de Luján llevada a Inglaterra

El origen de la devoción a María de los argentinos con el título de «Nuestra Señora de Luján» se remonta al siglo XVII, después de algunos acontecimientos prodigiosos relacionados con la estatuilla que la representa con el manto blanco y celeste. Una copia había sido sustraída por los ingleses al final de la Guerra de las Malvinas-Falkland de 1982. Y esta mañana tuvo lugar el intercambio con otra estatuilla destinada al Reino Unido.

Adriana Masotti y Federico Piana – Ciudad del Vaticano

 

La solicitud del intercambio de las dos copias de la estatua de la Virgen de Luján, patrona de Argentina, había comenzado en el año 2018. La había transmitido Monseñor Santiago Olivera, ordinario militar del país latinoamericano, a Monseñor Paul James Mason, su homólogo para Gran Bretaña, tras el nombramiento de este último, como gesto de reconciliación entre los dos países enemigos durante el conflicto de las Malvinas (Falkland) que, entre abril y junio de 1982, causó más de 900 muertos. El intercambio tuvo esta mañana en la Plaza de San Pedro ante la presencia del Papa Francisco que bendijo ambas estatuillas.

 

De Argentina a Inglaterra pasando por las Malvinas

La copia devuelta por Monseñor Mason a Monseñor Olivera había sido llevada a las Malvinas por las tropas argentinas que, tras la invasión de las islas, la habían colocado en la iglesia de St. Mary en la capital, Port Stanley. Luego, tras la derrota y retirada de los argentinos, los militares británicos la tomaron y la llevaron a Aldershot, Inglaterra, a la iglesia del Ordinariato Militar Británico, la catedral católica de Saint-Michael y Saint-George. Y allí había permanecido como lugar de oración para los caídos de ambos bandos. A partir de hoy esta copia de la estatua de la Virgen regresa a Argentina y, a cambio, el ordinario argentino ha donado otra a Monseñor Mason.

 

Un signo de comunión

En un comunicado de la Conferencia Episcopal del Reino Unido del pasado 27 de septiembre, en el que se informa del hecho, Monseñor Mason cuenta cómo se ha llegado a este momento. «Fue una historia intrigante que me involucró – escribe – tan pronto como me convertí en Ordinario militar. Inmediatamente comprendí que era una buena oportunidad, no sólo para la devolución de la estatua, sino también para demostrar una comunión en la fe entre dos países que han experimentado divisiones políticas. Me reuní con el Obispo Santiago para hablar sobre el retorno de la estatua – explica también Monseñor Mason – y no veo la hora de encontrarme nuevamente con él en Roma, en octubre, para el intercambio cuando el Santo Padre bendiga ambas estatuas».

 

La gratitud de Monseñor Olivera

El Ordinario militar de las fuerzas armadas argentinas, Monseñor Santiago Olivera, al llegar a la Plaza de San Pedro, expresa ante nuestros micrófonos su satisfacción por el hecho de haber llegado a este intercambio, particularmente significativo para los familiares de los argentinos caídos en el conflicto de 1982. Describe los pasos dados y confirma el mensaje de fraternidad entre la Argentina y el Reino Unido, y de unidad para la propia Argentina, que en su interior se enfrenta a diversos desafíos. Por último, el gesto, subraya, que pretende ser un signo de esperanza para otros gestos de encuentro y de paz en todo el mundo.

 

El conflicto de las Malvinas

La Guerra de las Malvinas se libró entre Argentina y el Reino Unido por el control y la posesión de las Islas Malvinas. El ataque argentino sorprendió al Reino Unido, que inmediatamente organizó una task force naval para repeler a las tropas argentinas que habían ocupado los archipiélagos. Después de intensos combates, los británicos prevalecieron y las islas volvieron a estar bajo el control del Reino Unido.

 

La historia de la Virgen de Luján y el esclavo Manuel

La estatua original de la Virgen, también conocida como la Morenita y Patroncita, se encuentra en la Basílica de Luján, a 68 km al noroeste de Buenos Aires. Su llegada a la Argentina se remonta a mayo de 1630 en un barco procedente de San Pablo, Brasil. La acompañaba Manuel, un esclavo originario de Angola. La pequeña estatua de terracota debía ser un regalo del capitán Juan Andrea a su amigo Antonio Farías Sáa, que vivía en Sumampa. Cuenta la tradición que el carro en el que se transportaba el cofre con la Virgen, en dirección a aquella localidad, una vez llegado hasta el río Luján no logró proseguir, hasta el punto de que se lo debió descargar. De manera que la estatuilla permaneció en Luján, custodiada por Manuel, quien construyó la primera capilla para ella. Pronto se difundió la milagrosa historia del icono y muchos peregrinos comenzaron a acudir hasta allí. «No tengo otra Señora más que la Virgen», decía Manuel, que hoy descansa en el interior de la actual Basílica, a los pies de la Virgen.

 

El Papa León XIII corona a la «Patroncita»

Con el tiempo la devoción a la Virgen de Luján fue promovida por el Padre Jorge María Salvaire, un gran evangelizador de los pueblos indígenas. Fue él quien convenció al Papa León XIII para que concediera la coronación del icono que se celebró en mayo de 1887. El Pontífice también estableció su propio Oficio y Misa para la fiesta de la Virgen de Luján, que se fijó para el sábado anterior al cuarto domingo después de Pascua. Y fue el mismo Padre Salvaire quien inició la construcción de la actual Basílica que recibe, en promedio cada año a nueve millones de visitantes, no sólo de Argentina. Cuando era Obispo de Buenos Aires, el Papa Francisco peregrinaba a Luján, junto con los fieles, y se detenía durante horas en el Santuario para confesar a las muchas personas, especialmente a los jóvenes, que llegaban allí.

 

fuente: vaticannews.va

Francisco: recordemos siempre el llamado de Papa Wojtyła a abrir las puertas a Cristo


El Papa Francisco dedica un tweet en el día en el que la Iglesia Católica recuerda la memoria liturgica di San Juan Pablo II, 41 años después del inicio del Pontificado de Papa Wojtyła.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

“Demos gracias a Dios por todo el bien realizado en el mundo y en los corazones mediante las palabras, las obras y la santidad de #JuanPabloII. Recordemos siempre su llamamiento: “¡Abrid las puertas a Cristo!”. En el día en que la Iglesia recuerda al Papa Karol Wojtyla, Francisco tuitea en su Cuenta Oficial @Pomtifex y rebobina la cinta de la historia. Es el 22 de octubre de 1978, el día del comienzo del Pontificado de Juan Pablo II. Un día histórico precedido, el 16 de octubre, por la elección al trono de Pedro.

El día de la elección está marcado por el primer saludo y la primera bendición: «Eminentísimos Cardenales – dice Juan Pablo II – han llamado a un nuevo obispo de Roma. Lo han llamado de un país lejano …, pero siempre tan cerca para la comunión en la fe y la tradición cristiana. He sentido miedo de recibir este nombramiento, pero lo he hecho con el espíritu de obediencia a Nuestro Señor Jesucristo y con total confianza en su Madre, la Santísima Virgen».

“ ¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo! (San Juan Pablo II) ”

Se abren las fronteras de los estados y los sistemas económicos
Unos días después, en la homilía del comienzo del Pontificado, Juan Pablo II pronunció estas palabras: «¡No tengáis miedo de acoger a Cristo y de aceptar su potestad! ¡Ayudad al Papa y a todos los que quieren servir a Cristo y, con la potestad de Cristo, servir al hombre y a la humanidad entera! ¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo! Abrid a su potestad salvadora los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los extensos campos de la cultura. de la civilización y del desarrollo. ¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo Él lo conoce! En ese día, Juan Pablo II también elevó «una oración fervorosa, humilde y confiada»: «¡Oh Cristo! ¡Haz que yo me convierta en servidor, y lo sea, de tu única potestad! ¡Servidor de tu dulce potestad! ¡Servidor de tu potes­tad que no conoce ocaso! ¡Haz que yo sea un siervo! Más aún, siervo de tus siervos».

Que las palabras de San Juan Pablo II continúen a inspirar
Comentando las palabras pronunciadas por San Juan Pablo II en 1978, el Papa Francisco, el 17 de octubre del año pasado, durante la audiencia general, expresó un deseo dirigido a los fieles polacos:
«Las palabras que pronunció el día de la inauguración de su pontificado son siempre actuales: ¡No tengan miedo! Abran, abran de par en par las puertas a Cristo! Que sigan inspirando vuestra vida personal, familiar y social; que sean un estímulo para seguir fielmente a Cristo, para ver su presencia en el mundo y en el otro hombre, especialmente en aquel pobre y necesitado de ayuda. El hombre, de hecho, como enseñó el Papa procedente del linaje polaco, es el camino de la Iglesia. Los bendigo de corazón».


Huella indeleble

Con ocasión de una conferencia celebrada el 13 de octubre de 2018, el Papa Francisco subrayó que San Juan Pablo II «dejó una huella indeleble en la Iglesia y en la sociedad». «Que el redescubrimiento del testimonio de fidelidad a Dios y de amor al hombre de este venerable Predecesor mío – se lee en la carta – anime a todos, especialmente a los jóvenes, a abrir de par en par las puertas de Cristo para un generoso compromiso en favor de la paz, de la fraternidad y de la solidaridad».

El tercer pontificado más largo de la historia
Juan Pablo II muere en Roma, en el Palacio Apostólico Vaticano, el sábado 2 de abril de 2005, a las 21.37, en la víspera del Domingo de la Divina Misericordia, instituida por él mismo. Su Pontificado es el tercero más largo de la historia, después de aquel de Pedro y de Pío IX. Los funerales solemnes, en la Plaza de San pedro, se celebraron el 8 de abril. Fue beatificado en el 2011 por su inmediato sucesor Benedicto XVI y canonizado el 27 de abril por el Papa Francisco.

fuente: vaticannews.va

Santa Teresa de Jesús: “Guía segura y modelo atrayente de entrega total a Dios”

En la fiesta litúrgica de Santa Teresa de Jesús, Virgen, Doctora de la Iglesia y Fundadora de la Orden de las Carmelitas Descalzas, recordamos las palabras del Papa Francisco con ocasión de los Quinientos años del nacimiento de Santa Teresa de Ávila.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Hoy la Santa – Teresa de Jesús – nos abre nuevos horizontes, nos convoca a una gran empresa, a ver el mundo con los ojos de Cristo, para buscar lo que Él busca y amar lo que Él ama”, lo escribía el Papa Francisco en su Carta dirigida al Prepósito General de la Orden de los Hermanos Descalzos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, P. Saverio Cannistrà, con ocasión de los Quinientos años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús y que hoy en la fiesta litúrgica de la santa española recordamos.

 

Guía segura y modelo atrayente de entrega total a Dios

En su misiva, el Santo Padre recordaba la figura y el carisma de Santa Teresa de Ávila como “una mujer excepcional”, que “resplandece como guía segura y modelo atrayente de entrega total a Dios”. “¡Cuánto bien nos sigue haciendo a todos – señalaba el Pontífice – el testimonio de su consagración, nacido directamente del encuentro con Cristo, su experiencia de oración, como diálogo continuo con Dios, y su vivencia comunitaria, enraizada en la maternidad de la Iglesia!”

 

Santa Teresa es sobre todo maestra de oración

El Santo Padre también recordaba que, en la experiencia de la Santa de Ávila, fue central el descubrimiento de la humanidad de Cristo. Quien, movida por el deseo de compartir esa experiencia personal con los demás, escribe sobre ella de una forma vital y sencilla, al alcance de todos, pues consiste simplemente en “tratar de amistad con quien sabemos nos ama”. La oración de Teresa, escribía el Papa, no fue una oración reservada únicamente a un espacio o momento del día; surgía espontánea en las ocasiones más variadas. Ella, estaba convencida del valor de la oración continua, aunque no fuera siempre perfecta. Por ello, la Santa nos pide que seamos perseverantes, fieles, incluso en medio de la sequedad, de las dificultades personales o de las necesidades apremiantes que nos reclaman.

 

Santa Teresa comunicadora incansable del Evangelio

Es a partir de su encuentro con Jesucristo, precisa el Santo Padre que, Santa Teresa vivió “otra vida”; se convirtió en una comunicadora incansable del Evangelio. “Deseosa de servir a la Iglesia, y a la vista de los graves problemas de su tiempo, no se limitó a ser una espectadora de la realidad que la rodeaba. Desde su condición de mujer y con sus limitaciones de salud, decidió –dice ella– ‘hacer eso poquito que era en mí, que es seguir los consejos evangélicos con toda la perfección que yo pudiese y procurar que estas poquitas que están aquí hiciesen lo mismo’ (Camino 1,2)”.

 

Santa Teresa y la auténtica vida comunitaria

Asimismo, Santa Teresa sabía que ni la oración ni la misión se podían sostener sin una auténtica vida comunitaria. Por eso, recuerda el Papa Francisco, el cimiento que puso en sus monasterios fue la fraternidad. Y tuvo mucho interés en avisar a sus religiosas sobre el peligro de la autorreferencialidad en la vida fraterna, que consiste “todo o gran parte en perder cuidado de nosotros mismos y de nuestro regalo” y poner cuanto somos al servicio de los demás. Para evitar este riesgo, la Santa de Ávila encarece a sus hermanas, sobre todo, la virtud de la humildad, que no es apocamiento exterior ni encogimiento interior del alma, sino conocer cada uno lo que puede y lo que Dios puede en él. Lo contrario es lo que ella llama la “negra honra”, fuente de chismes, de celos y de críticas, que dañan seriamente la relación con los otros.

 

Testimonio del amor fraterno y de la maternidad de la Iglesia

Finalmente, el Papa Francisco concluía su Carta recordando las nobles raíces de la tradición carmelitana y alentando los religiosos y religiosas a seguir dando testimonio del amor y del servicio a la Iglesia. “Con estas nobles raíces, las comunidades teresianas están llamadas a convertirse en casas de comunión, que den testimonio del amor fraterno y de la maternidad de la Iglesia, presentando al Señor las necesidades de nuestro mundo, desgarrado por las divisiones y las guerras”.

fuente: vaticannews.va

Hoy se inicia el mes del Santo Rosario

Este 1 de octubre la Iglesia inicia la celebración del mes del Santo Rosario, una oración querida por muchos santos a lo largo de la historia y que fue difundida por Santo Domingo de Guzmán por petición de la Santísima Virgen María.

 

Según cuenta la historia, en la antigüedad romanos y griegos solían coronar con rosas a las estatuas que representaban a sus dioses, como símbolo del ofrecimiento de sus corazones. La palabra “rosario” significa «corona de rosas».

 

Siguiendo esta tradición, las mujeres cristianas que marchaban al coliseo romano para ser martirizadas, llevaban sobre sus cabezas coronas de rosas como símbolo de alegría y de la entrega de sus corazones para ir al encuentro de Dios. Estas rosas eran recogidas en las noches por los cristianos, quienes recitaban una oración o un salmo por el eterno descanso de las mártires.

 

La Iglesia recomendó rezar este rosario recitando los 150 salmos de David, sin embargo, esto solo la seguían las personas cultas, pero no la mayoría de los fieles. Ante esto, se sugirió que quienes no supieran leer, reemplazaran los salmos por 150 Avemarías divididas en quince decenas. A este “rosario corto” se le llamó “el salterio de la Virgen”.

 

Siglos después, específicamente en 1208, se cuenta que la misma Virgen María enseñó a Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores (dominicos), el rezo del Rosario.

El santo español se encontraba entonces en el sur de Francia luchando contra la herejía albigense. Un día, en la capilla que estaba en Prouille, le suplicó a Nuestra Señora que lo ayudara, pues sentía que no estaba logrando casi nada.

 

La Virgen se le apareció sosteniendo un rosario y le enseñó a recitarlo. Luego le pidió que lo predicara por todo el mundo, prometiéndole que muchos pecadores se convertirían y obtendrían abundantes gracias.

 

Santo Domingo de Guzmán salió de allí lleno de celo, con el rosario en la mano. Efectivamente, lo predicó, y con gran éxito porque muchos albigenses volvieron a la fe católica.

Años después, el 7 de octubre de 1571, tuvo lugar la batalla naval de Lepanto, cuando la cristiandad era amenazada por los turcos. Ante el inminente peligro, el Papa San Pío V pidió días antes a los fieles que rezaran el rosario pidiendo por las fuerzas cristianas.

 

Cuenta la historia que el Pontífice estaba en Roma despachando asuntos cuando de pronto se levantó y anunció que sabía que la flota cristiana había triunfado. Ordenó el toque de campanas y una procesión. Días más tarde llegaron los mensajeros con la noticia de la victoria. Posteriormente, instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias el 7 de octubre.

Un año más tarde, Gregorio XIII cambió el nombre de la fiesta por el de Nuestra Señora del Rosario y determinó que se celebrase el primer domingo de octubre (día en que se había ganado la batalla). Actualmente se celebra la fiesta del Rosario el 7 de Octubre y algunos dominicos siguen celebrándola el primer domingo del mes.

 

Durante siglos los fieles rezaron el rosario dividido en quince misterios: gozosos, dolorosos y gloriosos. Sin embargo, en octubre de 2002 fue presentada la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, en la que San Juan Pablo II añadió el rezo de cinco “misterios luminosos”, centrados en la vida pública de Jesús.

 

El Santo Rosario ha sido la oración preferida de muchos santos y pontífices. Así, en octubre de 2016  el Papa Francisco afirmó que “el Rosario es la oración que acompaña siempre mi vida; también es la oración de los sencillos y de los santos… es la oración de mi corazón”.

 

fuente: aciprensa.com