El pueblo de Nicaragua y las vocaciones religiosas al centro de la oración del Papa

Tras rezar la oración del Regina Coeli, el Santo Padre expresó su preocupación por la tensión social que afecta a Nicaragua, y pidió rezar por este pueblo, así como por las vocaciones religiosas en la Iglesia.

Ciudad del Vaticano

Tras rezar la oración mariana del Regina Coeli, el Santo Padre expresó su preocupación ante lo que está sucediendo en estos días en Nicaragua, donde tras llevarse a cabo una manifestación social, se produjeron enfrentamientos que también causaron algunas víctimas.

«Expreso mi cercanía con la oración por este amado país y me uno a los obispos para pedir que cese toda violencia, se evite un derramamiento inútil de sangre y que las cuestiones abiertas se resuelvan pacíficamente; con sentido de responsabilidad», dijo Francisco.

En el marco del IV Domingo de Pascua y de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones que este año lleva como tema «Escuchar, discernir, vivir el llamado del Señor», el Obispo de Roma invitó a agradecer a Dios porque «Él continúa suscitando en la Iglesia historias de amor por Jesucristo, para alabar su gloria y servir a sus hermanos».

«Hoy, en particular, agradecemos a los nuevos sacerdotes a quienes ordené recientemente en la Basílica de San Pedro y le pedimos al Señor que envíe muchos «buenos obreros para trabajar en su viña, y que multiplique las vocaciones a la vida consagrada y al matrimonio cristiano».

Por último, el Papa saludó cordialmente a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, algunos provenientes de Roma, Italia y de tantos otros países, dirigiendo un pensamiento especial a los de Setúbal, Lisboa, Cracovia y las Hermanas Pías Discípulas del Divino Maestro llegadas de Corea; así como a los peregrinos de Castiglione d’Adda, Torralba, Modica, Cremona y Brescia; sin olvidar al coro parroquial de Ugovizza; los confirmandos de Gazzaniga, Pollenza y Cisano sul Neva.

Antes de despedirse desde la ventana del Palacio Apostólico acompañado por el nuevo grupo de sacerdotes, el Santo Padre deseó a todos un buen domingo y un buen almuerzo, pidiendo como es habitual, que no se olviden de rezar por él

El Papa en el Regina Coeli: Sólo Jesús, el Buen Pastor, sana todas nuestras heridas

“¿Quién es Cristo sanador? ¿En qué consiste ser sanado por él? ¿De qué nos cura?… la respuesta a estas preguntas nos la da el propio Evangelio», dijo Francisco a la hora del Regina Coeli en el IV Domingo de Pascua, fiesta del Buen Pastor.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Tras ordenar a 16 nuevos sacerdotes en una misa en la Basílica de San Pedro, en el IV Domingo de Pascua, fiesta del Buen Pastor y Jornada Mundial de oración por las vocaciones; el Papa Francisco rezó la oración mariana del Regina Coeli, desde la ventana del Palacio Apostólico.

El Santo Padre recordó que la liturgia dominical continúa avanzando en su intención de “ayudarnos a redescubrir nuestra identidad como discípulos del Señor resucitado”.

“En los Hechos de los Apóstoles, Pedro declara abiertamente que la curación de los lisiados, realizada por él y de la que habla todo Jerusalén, tuvo lugar en el nombre de Jesús, porque no hay salvación en ningún otro» (4,12), explicó Francisco, señalando que en este hombre sanado está cada uno de nosotros, y cada una de nuestras comunidades; por que “cada uno puede recuperarse de las muchas formas de debilidad espiritual: ambición, pereza, orgullo… si acepta depositar con confianza su existencia en las manos del Señor resucitado”.

Dejarnos sanar por Jesús, el Buen Pastor

“¿Pero quién es Cristo sanador? ¿En qué consiste ser sanado por él? ¿De qué nos cura? ¿Y mediate qué maneras?”, se preguntó el Obispo de Roma ante miles de fieles y peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro.

“Encontramos la respuesta a todas estas preguntas en el Evangelio de hoy, donde Jesús dice: Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas «(Jn 10,11)”, añadió el Papa, haciendo hincapié en que esta autopresentación de Jesús no puede reducirse a una simple sugerencia emocional sin ningún efecto concreto; ya que “Jesús sana siendo un pastor que da vida. Dando su vida por nosotros”.

Asimismo, el Pontífice puso en relevancia el enorme valor que tiene cada una de nuestras vidas ante los ojos de Dios:

“Jesús le dice a cada uno: tu vida es tan valiosa para mí, que para salvarla yo doy todo de mí mismo. Es precisamente esta ofrenda de vida lo que lo hace el buen Pastor por excelencia, el que sana, el que nos permite vivir una vida bella y fructífera”, añadió Francisco.

 

Catequesis del Papa: el Bautismo implica una respuesta personal

Dios llama a cada uno por su propio nombre y ama a cada uno en modo personal. Por ello nuestro «renacer» en el Bautismo implica una respuesta personal.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El bautismo es el comienzo de un proceso, despierta «una dinámica espiritual» que recorre la vida: lo afirmó el Papa Francisco en la mañana del miércoles 18 de abril, en la catequesis que impartió en la Audiencia General.

El Santo Padre volvió a pedir a los fieles recordar la fecha de su bautismo: “porque es un renacimiento y es como si fuera el segundo cumpleaños”, dijo. Y también pidió enseñar bien a los niños a hacerse la señal de la cruz . “Regresar a la fuente de la vida cristiana – explicó –  nos lleva a comprender mejor el don recibido en el día de nuestro Bautismo y a renovar el compromiso del corresponderle en la condición en que nos encontramos”.

El rito de acogida

Sin nombre se es desconocidos, sin derechos ni deberes, mientras que Dios nos llama a cada uno por nombre y nos ama en modo personal, y es por ello que en el rito de acogida se pide el nombre de quien será bautizado:

“Los gestos y las palabras de la liturgia bautismal nos ayudan a comprender el don que se recibe en este sacramento y a renovar el compromiso de corresponder mejor a esta gracia”, dijo en la catequesis que impartió en español. Y siguió:

“En el rito de acogida del bautismo, se pide el nombre del que va a ser bautizado. El nombre indica la identidad de una persona. Dios nos llama por nuestro nombre, nos ama personalmente. El bautismo despierta en nosotros la vocación a vivir como cristianos, lo que implica una respuesta personal por nuestra parte. Pero no termina ahí: a lo largo de los años, Dios sigue llamándonos por nuestro nombre, para que cada día nos parezcamos más a su Hijo Jesús”.

La fe no puede ser comprada

Volverse cristianos, afirmó seguidamente el Papa, “es un don que viene de lo alto”. “La fe no se puede comprar” pero se puede pedir y recibir como en don.  La formación de los catecúmenos y la preparación de los padres, tienden a despertar esa fe:

“A continuación, los catecúmenos adultos manifiestan su deseo de ser recibidos en la Iglesia, mientras que los niños son presentados por sus padres y padrinos, que piden para ellos el don del bautismo. El celebrante y los padres hacen después el signo de la cruz sobre la frente del niño, expresando así que está a punto de pertenecer a Cristo, que nos ha redimido con la cruz. Toda nuestra vida, palabras, pensamientos y acciones, están bajo el signo de la cruz, es decir, del amor de Cristo hasta el extremo. Cada vez que hacemos la señal de la cruz, como al despertarnos, antes de las comidas, ante un peligro o antes de dormir, expresamos nuestra pertenencia a Cristo”.

Enseñar a los niños a hacerse bien la señal de la cruz

“Pero me gustaría volver a un tema del les hablé», añadió en este mismo punto en la catequesis en italiano. «¿Nuestros hijos saben cómo hacer bien la señal de la cruz?»“Enseñen a los niños a hacerse bien la señal de la cruz. De niños, si lo aprenden de niños, lo harán bien más tarde, cuando crezcan”.

Tras la catequesis, en los saludos que dirigió a los fieles de lengua española, les invitó a pedir a la Virgen María que en este tiempo de Pascua «nos ayude a renovar la gracia del bautismo que hemos recibido, para vivir cada día más unidos a Cristo como miembros de la Iglesia». Mientras que a los jóvenes, los ancianos, los recién casados, los enfermos, les invitó a ver «en Jesús Resucitado vivo y presente entre nosotros, el verdadero Maestro de vida». “Que su intercesión les obtenga serenidad y paz y su enseñanza les sea de impulso en el camino cotidiano hacia la santidad”, concluyó.

fuente: vaticannews.va

“Feliz cumpleaños Benedicto XVI”, el Papa de la dulzura

Hoy, 16 de abril, Joseph Ratzinger, Papa emérito cumple 91 años, y lo celebrará en un clima de serenidad y tranquilidad en el monasterio “Mater Ecclesiae” del Vaticano.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Papa emérito, Benedicto XVI cumple hoy 91 años, nació el 16 de abril de 1927 en Marktl, en Alemania. Fue elegido como Sucesor de Pedro el 19 de abril de 2005. Renunció al ministerio petrino el 11 de febrero de 2013, y es Papa emérito desde el 28 de febrero de 2013.

El 17 de abril del año pasado, en su residencia, en el convento “Mater Ecclesiae” en el Vaticano, se tuvo una fiesta típica de la región alemana de Baviera para festejar sus 90 años. Un cumpleaños marcado por las costumbres de esta región con vestimentas típicas y folclóricas, acompañado por la música del grupo Schützen y la degustación de la cerveza típica bretzel. Antes de concluir la celebración, el Papa Benedicto XVI agradeció por haberlo hecho regresar – aunque sea por un momento – a su “bellísima tierra”.

“Feliz cumpleaños Benedicto XVI, el Papa de la dulzura”

fuente: vaticannews.va

Papa, Regina Coeli: «El pecado no es causado por el cuerpo sino por nuestra debilidad moral»

En el tercer domingo de Pascua, el Papa Francisco habló acerca del cuerpo como un «regalo maravilloso de Dios, destinado, en unión con el alma, a expresar plenamente la imagen y semejanza de Él»

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

En el tercer domingo de Pascua y antes de rezar el Regina Coeli a la madre del cielo, el Papa Francisco hablando de “la experiencia de Cristo Resucitado hecha por sus discípulos» aseguró que “debemos tener una idea positiva de nuestro cuerpo” ya que “puede convertirse en una ocasión o en un instrumento de pecado, pero el pecado no es causado por el cuerpo, sino por nuestra debilidad moral”.

Narrando el Evangelio según San Lucas, donde Jesús se manifiesta a los Apóstoles diciéndoles: «La paz esté con vosotros», el Papa Francisco explica que se trata tanto «de la paz interior, como de la paz que se establece en las relaciones entre las personas”. El episodio contado por el evangelista Lucas insiste mucho en el realismo de la Resurrección, de hecho – asegura Francisco – no es una aparición del alma de Jesús, “sino de su presencia real con el cuerpo resucitado”.

“Jesús se da cuenta de que los Apóstoles están desconcertados al verlo porque la realidad de la Resurrección es inconcebible para ellos” continúa el Papa. Creen que ven un fantasma, “pero Jesús resucitado no es un fantasma, es un hombre con cuerpo y alma” y es por ello que les dice: «Miren mis manos y mis pies: ¡soy realmente yo! Tocadme y mirad; un fantasma no tiene carne ni huesos, como veis que tengo”. Y como esto no parece suficiente para vencer la incredulidad de los discípulos, Jesús les pregunta: «¿Tienen aquí algo para comer? Los discípulos le ofrecen un poco de pescado asado y Jesús lo toma y se lo come delante de ellos.

El cuerpo no es un obstáculo o una prisión del alma

Tras narrar el Evangelio según San Lucas, el Papa afirmó que “la insistencia de Jesús en la realidad de su Resurrección ilumina la perspectiva cristiana sobre el cuerpo”, pues el cuerpo “es creado por Dios” y el hombre no está completo “si no es una unión de cuerpo y alma”.

Jesús, que ha vencido la muerte y ha resucitado en cuerpo y alma, nos hace comprender que debemos tener una idea positiva de nuestro cuerpo: “El cuerpo es un regalo maravilloso de Dios, destinado, en unión con el alma, a expresar plenamente la imagen y semejanza de Él”, dijo el Papa – por lo tanto, continuó –  “estamos llamados a tener un gran respeto y cuidado de nuestro cuerpo y el de los demás” ya que toda ofensa, herida o violencia al cuerpo de nuestro prójimo «es un ultraje para Dios el creador”.

Además, Francisco envió un particular pensamiento a todos los niños, las mujeres y los ancianos maltratados en el cuerpo: “En la carne de estas personas encontramos el cuerpo de Cristo; Cristo herido, burlado, calumniado, humillado, azotado y crucificado” pero Jesús lo que nos enseñó fue “el amor”, un amor que, en su Resurrección – puntualizó el Santo Padre – “ha demostrado ser más poderoso que el pecado y la muerte, y quiere salvar a todos aquellos que experimentan en su propio cuerpo las esclavitudes de nuestros tiempos”.

“Vivimos en un mundo donde prevalece la prepotencia contra los más débiles y el materialismo que sofoca el espíritu”, señaló el Pontífice, y es por eso que el Evangelio de hoy “nos llama a ser personas capaces de mirar profundamente, llenas de asombro y gran alegría por haber encontrado al Señor resucitado” y concluyó pidiendo, por la intercesión materna de la Virgen María para que “nos sostenga en este camino”.

fuente: vaticannews.va

Pacem in terris, 55 años de la Encíclica de Juan XXIII

El “don divino” de la paz debe fundarse en la verdad, la justicia, la caridad y la libertad. Hace 55 años se publicaba la última Encíclica del Papa Juan XXIII, dirigida a todos los hombres de buena voluntad.

El Jueves Santo de 1963, 11 de abril, el Papa Juan XXIII publicaba su octava Encíclica titulada “Pacem in terris”, abierta a las aspiraciones del mundo contemporáneo descifradas por el Pontífice a través de los signos de los tiempos. Fue la última Encíclica del Papa Roncalli, que ya entonces estaba gravemente enfermo. Dos días después, el 13 de abril, Sábado Santo, el Papa se dirigía a través de una radiomensaje a los fieles y al mundo entero, en ocasión de la Solemnidad de la Resurrección del Señor, recordando la importancia de la Pacem in terris, “dedicada a la recta ordenación de la sociedad para conseguir el bien precioso de la paz” y  “don” para la Pascua del año 1963.

La paz genera conciencia de responsabilidades y límites

“El don de la paz, recordaba Juan XXIII en el radiomensaje, hará que cada uno tome conciencia de su responsabilidad y de sus límites, de modo que comunique a sus semejantes lo que ellos esperan y tienen el derecho de obtener. En esta forma, será menos dificultoso penetrar resueltamente en los intrincados problemas y relaciones humanas, gracias a la extensión de la pax christiana, que todo lo armoniza en su orden debido y elimina las fuentes de perturbación social y ciudadana”.

Paz con verdad, justicia, caridad y libertad

La Encíclica, centrada en la no beligerancia y la construcción de la paz, nace en un periodo de tensiones y guerra fría. En un mundo dividido en dos bloques y con guerras en Vietnam, África, América Latina y bajo la amenaza del desarme nuclear. El mensaje es contundente: “La paz, permanece siempre sólo un sonido de palabras, si no está fundada en aquel orden que el presente documento ha trazado con confiada esperanza, fundado en la verdad, construido con justicia, animado e integrado por la caridad y llevado a cabo en la libertad”.

fuente: vaticannews.va

El Papa: Den la posibilidad al Espíritu Santo de habitar en los niños

El Papa Francisco planteó un tema a menudo discutido por los padres: ¿ para qué bautizar a los niños que no entienden el significado del Bautismo?

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El bautismo, fundamento de nuestra vida cristiana, es el tema del nuevo ciclo de catequesis del Papa Francisco. El Romano Pontífice presidió la Audiencia General en la Plaza de San Pedro, que inició, como cada miércoles, con el saludo litúrgico y la escucha de la Palabra de Dios. El pasaje elegido fue tomado del Evangelio de Mateo, capítulo 28, versículos 19 y 20.

Los bautizados son de Jesucristo, Él es el Señor de su existencia

“Somos cristianos en la medida en que permitimos que Jesucristo viva en nosotros”: con esta afirmación el Papa dio inicio a la catequesis en la que invitó a tomar conciencia de ello, a partir del sacramento que ha encendido la vida cristiana en nosotros, es decir, del bautismo.

“Este tiempo pascual – dijo en español – es propicio para reflexionar sobre la vida cristiana, que es la vida que recibimos del mismo Cristo. De hecho, somos cristianos en la medida que dejamos que Él viva en nosotros. Para avivar esta conciencia debemos volver al origen, al sacramento del bautismo, que es el fundamento de toda la vida cristiana, es el primero de los sacramentos y es la puerta que permite al Señor hacer su morada en nosotros e introducirnos en su Misterio”. Recuerden bien”, insistió el Papa: “el bautismo es el fundamento de la vida cristiana”.

El bautismo es “regeneración”

El Pontífice explicó, asimismo, el significado del verbo bautizar: “El verbo griego «bautizar»  – dijo – significa sumergir. El baño con el agua simboliza en varias creencias el paso de una condición a otra, es signo de purificación para un nuevo inicio. Para nosotros, los cristianos, el bautismo nos sumerge en la muerte y resurrección del Señor, haciendo morir en nosotros al hombre viejo, dominado por el pecado, para que nazca el hombre nuevo, que participa de la vida de la Santísima Trinidad”.

Y añadiendo que el agua del bautismo “no es un agua cualquiera”, sino que es el agua “sobre la que se invoca el Espíritu que da vida”, invitó a pensar en lo que Jesús le dijo a Nicodemo para explicarle el nacimiento a la vida divina: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace de Espíritu es espíritu». (Jn 3: 5-6). De ahí la afirmación de que el bautismo, también se llama “regeneración”.

“El bautismo – explicó, siempre en nuestro idioma – es también el baño de regeneración y de renovación del Espíritu Santo, porque Dios nos ha salvado por su misericordia con el agua que nos hace criaturas nuevas. Nos inserta como miembros de su cuerpo, que es la Iglesia, y nos hace misioneros en el mundo, cada uno según su propia vocación, para que el mundo crea y sea transformado”.

Que el Espíritu Santo guíe toda la vida

En Santo Padre quiso precisar una cosa durante la catequesis en italiano, relacionada a lo que algunos padres piensan sobre dispensar el sacramento del bautismo a los niños: “algunos piensan ‘para qué’ bautizar a un niño que no entiende”. “Esperemos – añadió poniéndose en la boca de los padres – que crezca y entienda y sea él mismo el que pida el bautismo”. “Esto – señaló – significa no tener confianza en el Espíritu Santo. Porque cuando bautizamos a un niño, en él entra el Espíritu Santo y Él hace crecer en el niño virtudes cristianas que florecerán”.  Se debe –exhortó el pontífice – dar la oportunidad a todos los niños de tener dentro el Espíritu Santo que los guíe toda la vida. “No se olviden de bautizar a los niños”, insistió.

Hay un antes y un después del bautismo

Ya casi en el final de la catequesis, el Santo Padre recordó que quien ha recibido el bautismo es “cristificado”, es decir, “se asemeja a Cristo, se transforma en Cristo”. El bautismo, agregó, permite a Cristo vivir en nosotros, y a nosotros vivir unidos a Él, para colaborar en la Iglesia, cada uno según su condición, a la transformación del mundo.

“Recibido solo una vez, el lavacro bautismal ilumina toda nuestra vida, guiando nuestros pasos hacia la Jerusalén del Cielo. Hay un antes y un después del bautismo”, aseguró, y dio, una vez más, una tarea importante para todos los cristianos: recordar la fecha del propio bautismo.

“Por favor, ¿cuál es la tarea de hacer en casa?» – preguntó a los presentes. «¿Cuál es la fecha de mi bautismo? Mi segundo cumpleaños, mi renacimiento. Háganlo. Gracias”.

En los saludos a los fieles, un pensamiento especial dirigió a los jóvenes, a los ancianos, los enfermos y los recién casados, “que el anuncio pascual – les instó– siga inflamando vuestro corazón, para que cada uno pueda experimentar a Cristo en el propio camino y adherirse a sus enseñanzas”.

A los peregrinos de lengua española en particular, les animó, en este tiempo pascual, “a recordar el día de su bautismo, que es el mayor regalo que hemos recibido, para que haciendo memoria de nuestra condición de cristianos tomemos conciencia de que pertenecemos a Dios y estamos llamados a ser testigos, en el ámbito donde vivimos, de la alegría de la salvación, y les impartió su bendición.

fuente: vaticannews.va

“Setenta veces siete”, el nuevo disco del grupo católico Alfareros

Por María Ximena Rondón . ACI Presna.

El grupo católico Alfareros ha presentado su séptima producción titulada “Setenta veces siete” este martes 10 de abril a través de su página en Facebook.

En declaraciones a ACI Prensa, el director de Alfareros, Junior Cabrera, indicó que el grupo comenzó a trabajar en el disco desde noviembre de 2017 luego de seis años sin grabar. “El último álbum ‘Todo mi amor es para ti’ fue lanzado en octubre del 2011 y hemos realizado giras durante todo este tiempo”, indicó.

Explicó que el nombre del nuevo disco está basado en el pasaje bíblico de Mt 18, 22 “que a nosotros nos gusta mucho porque Jesús nos invita a perdonar setenta veces siete. Pero si analizas la frase te das cuenta que esa invitación va mucho más allá del perdón: nos invita a ser mejores personas, a ser más optimistas, más solidarios, ser más humanos y más cristianos setenta veces siete”.

“Setenta veces siete” incluye 14 canciones originales cuyos ritmos abarcan desde balada hasta merengue. Cabrera explicó que el grupo no se enfoca en un solo estilo musical porque “para nosotros lo importante es lo que Dios nos da en la canción. En sus letras, en su melodía y su contenido como Él las inspira”.

Comentó que “en el año 2014 tuvimos un retiro en México donde hicimos unas canciones mientras orábamos y ‘70 veces 7’ fue una de ellas”.

Las demás canciones llevan títulos como “Nadie que no seas tú”, “Me rindo”, “Wipiriri” y “Grandiosa”, cuya versión en portugués está incluida en el nuevo disco.

A inicios del año 2017 “nosotros presentamos a una nueva integrante, la chilena Francisca Correa, y también teníamos el proyecto del disco armado. Entendíamos que era una buena forma de darla a conocer con una canción original de este disco: ‘La Chica Rosa’”.

Cabrera indicó que todos los integrantes del grupo –integrado también por Fermín Amador, Altermio Vargas,  Katia del Cid y Francisca Correa– participaron en el proceso de composición e interpretación de las canciones.

Afirmó que “como ministerio de música nosotros esperamos que las canciones toquen los corazones de las personas que las escuchen. Yo creo que este es el CD que más nos ha tocado el corazón desde el momento en que comenzamos a escribir. Estamos muy contentos de ya poder compartirlo con todos nuestros amigos”.

El director de Alfareros comentó a ACI Prensa que “en algún momento le envié a alguien la letra de una de las canciones porque estaba pasando por un momento difícil. Yo tenía el deseo de mandarle la canción completa, pero por motivos de reserva no lo hice. Ese chico marcó nuestras vidas”.

“Setenta veces siete” puede descargarse de gratuitamente desde el sitio web de Alfareros www.alfareros.do y desde este jueves estará disponible en Spotify.

 

fuente: aciprensa.com